La ciudad y el puerto

La ciudad y el puerto, a la orilla del mar Pacífico

Nino Gallegos

La ciudad y el puerto, a la orilla del mar Pacífico que todos presumen como La Joya de la Corona, no tiene ni tendrán para cuándo se deje de ser y hacer con Mazatlán lo que cada gobernador y empresarios que lo acompañan hagan más por ellos que por los marismeños-mazatlecos.

Eso sí, presumir es una presunción y una exageración que han encontrado en Quirino Ordaz Coppel, Fernando Pucheta y Ernesto Coppel como aliados en la obra pública más suntuaria que necesaria en tiempos de los desarrollos inmobiliarios turísticos con lo derruido arquitectónico y lo mexican curios de lo cultural.

Estoy de acuerdo que Mazatlán es un desmadre urbano porque siempre lo ha sido y cada vez que se le quiera dar un orden urbano, hidráulico y arquitectónico van a emerger irregularidades que se ejecutaron más con la improvisación y las ganas de presumir lo impresumible: la fealdad urbana de una ciudad y un puerto, a las orillas del mar, batidos en las aguas negras de la memoria y en la historia provinciana en el noroeste Pacífico.

Quirino y Ernesto son el jefe y el padrino de Fernando, pasando los marismeños a ser y hacerse la comparsa de lo que Mazatlán es lo que fue y sigue siendo: un carnaval, donde hasta un pobre se siente millonario, los marismeños que son los pescadores y los empleados en los hoteles y restaurantes, los mazatlecos que son los dueños de los hoteles y los restaurantes, los ha separado la codicia de los dueños con la conformidad de los pescadores y los empleados que, para ejemplo, está el trato que se le da a los empleados del Hotel Luna Palace.

La codicia y la conformidad en todas sus expresiones y manifestaciones políticas, económicas, sociales, artísticas, culturales, marismeñas y mazatlecas, dizque reordenadas para que Mazatlán funcione y compita mejor en el sector turístico nacional, pues con El Tianguis 2018 van a echar hasta la basura por debajo de las olas, presumiendo el buen trato que se les da a los de afuera con el maltrato que se les da a los adentro con el transporte público, no sin antes dejar de mencionar el maltrato que le damos los marismeños a la ciudad y el puerto, a la orilla del mar, echando nuestras miserias a los canales que son un mierdero de corrientes contaminantes salidas de los escusados en las casas inundadas en tantas colonias asentadas irregularmente para en tiempos de aguas, no precisamente de tuba sino de tubos rotos por podridos.

Eso de todo lo que se está haciendo por el bien de Mazatlán y los marismeños-mazatlecos, a las orillas del mar, la ciudad y el puerto, no lo resistirán al tiempo de que las obras públicas de embellecimiento terminen, porque la codicia requiera de obra fresca para obtener de las inversiones ganancias nuevas, porque un empresario turístico como el gobernador y un empresario hotelero como su primo, no están ni estarán pensando en el bienestar económico y social de los marismeños, en tanto, los mazatlecos, podrán jugar golf desde sus jardines a los campos de golf en La Estrella de Mar, sin dejar de jugarlo en los campos de Mío-El Cid, rascándose unos las nalgas y otros las panzas, mientras el servidor de Pucheta tirado en el césped como lo que es: una servidumbre.

Dicen que las obras son amores, y, en el caso de Mazatlán, son abortos públicos, a la vista de todos, a la orilla del mar, la ciudad y el puerto, expuestos por lo que son y fueron; el parque industrial Bonfil del rezago y el desperdicio: un cementerio marino, el lugar menos higiénico y antipoético, completando con la ciudad y el puerto.

Con lo de Puro Sinaloa como para copetearle y redondearle la imagen que no existe de Sinaloa, de lo sinaloense y de los sinaloenses, la invención de la publipropaganda con tragarnos una tortillas entomatadas por lo del maíz y el tomate, el sistema de seguridad está ejecutado y agujerado hasta por las orejas, haciendo del compromiso político y social el gobernador un blindaje para con los sinaloenses, y en cuestión de los medios informativos han convenido-congeniado una política de información y comunicación servil hacia su gobernanza para que nomás se le pregunte, y no, se le cuestione sobre la realidad social, a la cual se les sesga entre los muertos, los desaparecidos y los desplazados, invisibilizándolos, con los vivos y los puros sinaloenses.

Quirino es un tanto igual a su padre con quien tuve algunas pláticas que terminaron con un emisario-periodista, a manera de avisarme: Qué dejara de andar moviéndole a lo de los artistas y la cultura, si no iba a terminar quinceado en la Juárez. Por qué un tanto igual a su padre el Quirino Jr., pues cuando no haya cómo responder, contesta por la tangente de una propuesta:

Mira, tenemos esto, aquello, que funcionan y van funcionar pronto y bien. Ya verás.

A la vez, se está anticipando a lo que no serán la transparencia y la rendición de cuentas con lo de su gobernanza, porque pasado el toro con los robavacas de Malova, el capote rojo de los muertos, los desaparecidos y los desplazados seguirá capoteando y simulando lances, abanderillamientos y estocadas nomás en las espaldas de los sinaloenses con los políticos, los empresarios, los narcos y los sicarios en un estado de excepción y excepcionalmente Puro Sinaloa, duro como tortilla y rojo como la violencia, la corrupción, la impunidad y el crimen narco-gubernamentales.

Si el estado sinaloense ha llegado a un estado de excepción y excepcionalmente Puro Sinaloa, es porque existe la exclusión y la exculpación como si la fiscalización, la investigación, la información y la comunicación entre fiscales, periodistas, funcionarios, ciudadanos, victimarios y víctimas tuviesen dos opciones de excepción y excepcionalmente plata o plomo, y lo peor y lo más jodido, moléstele a quien le moleste, el sinaloense es cada vez más cínico, sintiéndose buchona la mujer, narquillo el hombre, y esa palabra que no tiene nada de amistosa que se ha transformado en una palabra armada, punzocortante, verbal u oralmente, de manera, tajante, descortés y amenazante:

Hey, amigo, qué se le ofrece.

Hey, amigos, es la narcoamistad, estúpidos.

Y encabrónese quien se encabrone, lo de Javier Valdez, era ejecutarlo por ser más visible, provocativo, incómodo y expuesto, valiéndoles madre su persona humana y su obra periodística-literaria, y ahora, Ismael Bojórquez, dice que-hay-que-hacer con más cuidado el trabajo periodístico, aceptando o no, que fueron irresponsables como también lo fueron los periodistas-caricaturistas de Charles Hebdo, porque en situaciones y en posiciones de extrema violencia, a cada quien le llega su hora mortal, violenta y criminal, por parte de los narcos-sicarios sinaloenses y de los mercenarios del Estado Islámico.

Para ser más específico, con el gobierno en movimiento de Malova se movieron situaciones y posiciones que se está reacomodando (en y con) el gobierno de Quirino, y no hay ni habrá situaciones y posiciones que alteren las que están al mando, reacomodándose, porque de las situaciones y las posiciones ciudadanas para eso son gobernadas por la gobernanza que los ve, los escucha y los atiende con los cristales de soldador para el eclipse de sol, y si la gente-los demás no entienden se van a quedar más ciegos de lo que han estado y están en el estado Puro Sinaloa.

Por otra parte y en el lugar del Cuarto Poder periodístico, en Puro Sinaloa, el gremio periodístico, no existe, porque la libertad de expresión-es-libertad de presión en grupos con intereses donde el periodismo es una agencia de publicidad que vende y le compran favores gubernamentales, empresariales y periodísticos. Y lo inadmisible es haberle creído a Malova como se le creyó a Quirino, a conveniencia de un gremio periodístico oportunista y un fiscal a todo modo, cualquier vida de cualquier sinaloense será el daño colateral con dos enfermeras que estuvieron con una recién amistad que les valió madre la amistad, porque el amigo de ellas que no fue su amigo más que el amigo que lo delató al recién amigo de ellas, ellas debían ser sacrificadas por aquella recién amistad nocturna y pasajera al infierno con el estilo Puro Sinaloa.

Los doctores Ernesto Hernández Norzagaray, Arturo Santamaría Gómez y Alfonso Mejía Osuna que no son periodistas y que sí son analistas políticos con el Ingeniero que no es periodista y que sí es director del Noroeste, Adrián López Ortiz, mantienen una cofradía exacadémica e intelectualmente puesta para el 2018, pues para ello piensan, asesoran, redactan y opinan cerrando un círculo de exquisiteces con los nada despreciables pensamientos que les brotan con una sudoración, en frío, desde sus frentes hasta sus nalgas bien achantadas en sillas ergonómicas para ejecutivos, pero como ellos les da lo mismo ser y hacerse de una izquierda, conservadoramente, librepensadora, se dejan llevar por sus deberes de recién jubilados y pensionados uaseños que, desde la parte más recóndita y oscura de Cuén-PAS-UAS, los quería fuera y afuera de sus dominios más políticos que académicos, preparando los doctores y el ingeniero a Manuel Clouthier Jr. quién sabe para qué campaña política del diputado in-dependiente y co-dependiente de fórmulas por geniales hombres de empresa como lo fue su padre con la derecha más conservadora y cuasi fascistoide en la historia de la política sinaloense, me lo leyó un día el periodista Abraham García Ibarra.  

En el escaso periodismo de investigación, sin concesiones, a lo proceso, el periodismo de Ríodoce, hasta antes de la ejecución de Javier Valdez, le entraba a las verdes, a las duras y a las maduras de las investigaciones que se han leído y leen como narraciones de fin de semana-semanario con la jerarquización principal del narco, el gobierno, el empresario, el político, el militar, el sicario y el lector con un espacio relamido del deporte y manido de la cultura, llegando a la concreción periodística que lo subjetivo no va con Ríodoce porque es duro y maduro para haber tomado decisiones erradas por mal interpretadas y nomás darle cauce a la venta (por compra y secuestro) del semanario por haber entrevistado Javier Valdez a un narco, lo cual lo hizo más duro y más maduro Julio Sherer García con El Mayo Zambada.   

Lo cierto: Ríodoce tiene y tendrá que hacer con más cuidado el periodismo de investigación que dice hacer., porque cuando Ismael le echa porras al narco cabrón de los chapitos –por ser los hijos de El Chapo Guzmás- y pone en ridículo el narco cobardón de los dámasos, no es que sea un periodismo de investigación, acaso más interpretativo y evaluativo de lo que es narco en Puro Sinaloa. En tanto, los demás medios impresos, radiofónicos, televisivos y digitales están blindados y protegidos por la gobernanza de Quirino, porque no se puede esperar más de las agencias y voceras informativas y publipropagandísticas antes, durante y después del 2018.

La pregunta es a secas: ¿podemos y podremos soportar más los sinaloenses lo que en un contexto bastante movido en situaciones y posiciones para lo que no estamos tomados en cuenta en nuestras denuncias y demandas porque nomás servimos como daños colaterales y como una fuerza viva del electorado pocamente ciudadano y escandalosamente Puro Sinaloa, y que los muertos, los desaparecidos y los desplazados se nos atraviesen por los caminos, los vados, los valles, las costas, las serranías, las calles, los lotes baldíos, las fosas no tan comunes pero sí clandestinas, porque en Sinaloa tenemos la costumbre de barrer la basura y arrecholarla bajo los petates y las alfombras de la conciencia rural y urbana?

Va la una y la última evidencia: con el efecto mediático-virtual propagandístico Puro Sinaloa que es lo que hace el Noroeste con la temporada de modas, Novias, para vestirnos, alborotarnos y dejarnos plantados el Señor del Corazón Ferretero, nada, nadie y alguien que se digan que son Puro Sinaloa, lo único que van a probar y saborear son las tortillas de maíz con los tomates más rojos y jugosos “piscados” en los campos agrícolas por jornaleros explotados, endeudados y envenenados desde la adultez a la niñez. Entonces y como los jornaleros agrícolas no son Puro Sinaloa y sí impuros enganchados y jalados de afuera que los sacan de sus chozas para subirlos a camionetas de redilas y transportarlos en autobuses  de quinta clase con aire impuro entrándole por las ventanas desvencijadas y escusados, al aire libre, en cada parada desde Oaxaca o Guerrero hasta Culiacán, y por aquello del Caballo Blanco corren en bola hacia los campos agrícolas, en donde, y de todos modos y de todas maneras, se los van a chingar.

En Puro Sinaloa, sucede lo mismo o lo diferente como lo hacen los gringos en California-USA: que el trabajo en los campos agrícolas lo hagan los mexicanos, igual o desigual los Puro Sinaloa (agroindustriales-caciques) les dejan el trabajo a los jornaleros agrícolas, haciéndolos vivir digna e higiénicamente en los campos que pareciesen de concentración y exterminio por explotación, contaminación y extenuación.  

En, Puro Sinaloa, siempre se ha vivido y se vive (del y en el) Granero del País, repartiendo a costales llenos lo que los agroindustriales-caciques transan con los coyotes del campo, jodiéndose el campesino y el jornalero agrícola, a lo que una vez mi padre Heraclio, me dijo:

Eso que va en los furgones del tren carguero, va todo revuelto para que no huelan los costales a mariguana.

En Puro Sinaloa se da por asentado y sentado que en los sectores de la pesca, la agricultura y la ganadería no hay porqué preocuparse y ocuparse, pues cada vez que es aprehendido un narco de cabrona monta y demasiada mota como El Chapo Guzmán, el aprehendido nada sorprendido y seguro de su narcopoder se declara agricultor y ganadero, porque en eso de las artes en la pesca solamente se le da en pescados zarandeados para los compas con reteharta música de banda para levantar polvos, muertos, desaparecidos y desplazados.

Mientras los agroindustriales-caciques estén repartidos con el poder económico y luego político en el campo de la tierra y en el campo de la pesca, nomás se sabe quiénes truenan sus chicharrones de puerco, camarón, atún y marlín en Puro Sinaloa, y que en la engorda del ganado vacuno y la leche para tomar y el queso para comer allá ellos que se las arreglen con las vacas y los becerros y la leche en polvo que, a nosotros, los Puro Sinaloa, nada, nadie y alguien nos hacen falta, a reserva de nuestro respeto al Señor de Las Cabras, Nuestro Padrino de tantas y tantas generaciones de políticos y empresarios ricos en Puro Sinaloa.

Evidentemente, el campo campesino, el campo pesquero y el campo ganadero junto con Puro Sinaloa están en el Diccionario Básico Escolar SINALOA, firmado por Malova y que debe firmar-y-reafirmar Quirino en lo van siendo las horas y las deshoras de Sinaloa y de los sinaloenses, pero cuando hay entretelas y telas que cortar y recortar en las políticas de las obras públicas con los selfies y los grandes espectaculares cuando se va entrando al ranchote con semáforos de Mazatlán, la gente que es la turista se va de paso hasta la caseta de cobro de Mármol, y otra vez, vuelta pa’tras, no sabiéndose si la gente llega sana y salva a su destino de playa, porque aquello de los bajones carreteros, los muertos, los desaparecidos y los desplazados:

Sí, mi amigo, Usted, no se me va ningún lado.

A no ser, mi amigo, que Usted quiera que lo mandemos por el camino rojo a Sabaiba.

Es que mejor, mi amigo, póngase a leer esto, puede que le salve la vida en la otra vida, porque en esta, mi amigo, la vida ya se le chingó.

 

Written by Yuvel Castro

(Visited 36 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *