Buenos Augurios

Compartimos con nuestros apreciables lectores las palabras que nos han brindado distinguidas personalidades a propósito del lanzamiento de esta revista digital. Con un compromiso fortalecido por tan generosas palabras, agradecemos a todos ellos y a ustedes el interés por este proyecto.

aguilarcaminQuerido Ronaldo:

Veo que han dado un  paso para mostrarnos algo de la otra, invisible, ignorada, modernidad de la vida sinaloense .

Me refiero a esa modernidad que consiste, llanamente,en pensar y tratar de pensar. Como aquel que decía: hay que amar y tratar de amar. Sugería su dicho que  el amor es siempre superior a sus aficionados, ya que quien ama es inferior a su amor,  siempre está tratando de amar. Lo mismo el que piensa. El amor y la verdad están siempre más allá de sus perseguidores.Celebro la aparición y me uno a la idea motriz de Aldea 21. Su membrete es un acierto, a la vez un propósito y una verdad  que la revista  dice  al nacer.

Todos en el mundo de hoy somos una aldea y todos  pertenecemos al siglo 21.Consecuencia: hay que ser aldeanos  y hay que estar en el siglo XXI .

Es una  mezcla  visionaria, en cierto modo obligatoria.

La aldea es lo que podemos tocar, aquello sin lo cual el conocimiento es  demasiado general, suspendido del piso, genérico, imposible.  Pero tenemos también que ser globales: abiertos a entender la modernidad que nos reta. Hay que no ser aldeano para aceptar todas las cuentas de vidrio  que nos pone en la mano la modernidad. También para no  ignorar los diamantes , a veces las simples piedras, que tenemos en la mano. Tenemos que enseñar al siglo XXI a pensar desde las necesidades aldeanas. La sociedad global del siglo XXI puede ser más poderosa, pero no tiene mayor razón humana que las aldeas de los siglos precedentes..

Hay que buscar una buena mezcla de nuestras viejas certidumbres aldeanas con las nuevas realidades del siglo XXI.

Sean Aldea y sean  Siglo XX!

Felicidades por el arranque

Héctor Aguilar Camín

 


Estimado Ronaldo: espero que Aldea 21 se convierta en lo que ustedes quieren que sea: un espacio para José Woldenbergensanchar la conversación pública en temas tan variados y relevantes como los que amparan los enunciados de “política”, “cultura”, “vida cotidiana”. En los momentos de incertidumbre que vive el país se requiere de medios en los cuales se recreen el análisis, el debate, las propuestas y sean capaces de amplificar el campo de visión sobre la calidad de nuestra convivencia, lo cual incluye, por supuesto, la creación cultural. Tenemos la necesidad de trascender un espacio público marcado por la estridencia y el facilismo y construir un ambiente intelectual que ayude a la comprensión de los difíciles y profundos problemas que asechan a nuestra germinal y contrahecha democracia, y además que tienda puentes entre la política, las artes y las formas en que transcurre la existencia en los muchos Méxicos. Felicidades por la iniciativa. Les deseo una larga y fructífera vida.

Te mando también un abrazo.

José Woldenberg

 

 


Ivan Trejo

El querido poeta Jesús Ramón Ibarra me comparte que Aldea 21 estará en línea pronto, nada puede ponerme más contento que los pequeños milagros que hace que el mundo camine, como lo es una revista de literatura; un esfuerzo titánico es lo menos que puede decirse de una revista.

A los editores les pido que recuerden que la edición no es para quién ama las letras, sino para aquellos que se ocupan que otros las amen como ellos lo hacen. A los lectores les digo que disfrutemos este oasis pro venir en medio de la miseria del mundo. Dicha y fortuna. Larga vida, amigos.

Ivan Trejo

Poeta y Editor

Editorial Trasalante

Monterrey, NL


 

Jeremias Maquines

Querido Jesús Ramón y amigos de Aldea21, reciban un saludo fraterno y felicitaciones por su atrevimiento singular y noble esfuerzo, construir humanidad en tiempos de cinismo y oscuridad no es nada fácil. Larga vida a Aldea21.

Jeremías Marquines

Poeta, periodista

Acapulco, Gro.

 

 


En momentos tan aciagos para la libertad e expresión, es grato saber que existe una nueva opción para los lectores. Esta revista digital, Aldea 21 (aludiendo seguramente a McLuhan en el siglo XXI), se presenta como “espejo y red comunitaria” en la “multiforme dimensión de las redes sociales”, espacio alternativo, cada vez más socorrido por su innegable poder para llegar a todas partes.

Celia del Palacio

Me alegra sobremanera que exista el interés por abrir y sostener un espacio para la discusión de temas de interés, desde la política hasta la vida cotidiana, pasando por las artes, la sociedad y el gobierno. En estos momentos oscuros del país, necesitamos, como al propio oxígeno, esos espacios de discusión, de reflexión, de debate, que los medios tradicionales ya no pueden proporcionarnos. Y qué bueno que surja esta propuesta desde Sinaloa, ocupándose de problemas globales con mirada local y asuntos locales con herramientas y acercamientos globales, como debe ser.

El diseño, los temas tratados, los textos que componen el primer número…el conjunto me parece un total acierto.

 

Felicito calurosamente a los responsables de este esfuerzo editorial, esperando que dure muchos años.

Dra. Celia del Palacio Montiel
Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación
Universidad Veracruzana

 


 

 

Volver a hacer de la aldea global una comunidad de individuos es, claro está, uno de los retos centrales de Hernan Bravo Varela la cultura en tiempos hipermasificados como éstos. Celebro la aparición de Aldea 21 como un espacio para dar un sentido más hondo a las palabras, a los argumentos y a la imaginación de la tribu del mundo. Enhorabuena.

Hernán Bravo Varela

Poeta

México, DF

 


 

 

alejandrotoledoDecía Gaetan Picon que las obras que valen la pena nacen venciendo resistencias, que no sólo son interiores, personales, sino también exteriores. Últimamente se usan los medios como plataforma para ridículas consagraciones. Espero que este no sea el caso y los guíe un espíritu crítico, acompañado con la necesaria autocrítica, y se apueste por un diálogo abierto, franco, con los lectores.

Alejandro Toledo.

Narrador, Crítico, Investigador literario.

México, DF.

 


luisfaguilarUna de mis primeras buenas nuevas del 2015, que supuestamente será un año difícil y ominoso según el decir de muchos, ha sido saber que han ideado y encabezado el proyecto de editar la revistaAldea 21. Congratulaciones. Es una iniciativa que les agradecemos todos los que queremos una sociedad civil inquieta, analítica, conversadora, inconforme, cuestionadora, pero también gozosa, optimista, socialmente comprometida y no escapista, a pesar de los males, muertes, vicios, limitaciones y tonterías que padecemos y que podrían desalentarnos e invitarnos al cinismo.

Saludo la revista porque como muchos otros considero que el futuro del país, de Sinaloa y del mismo mundo humano brota y se sustenta en el diálogo entre los ciudadanos, en sus opiniones, discusiones, acuerdos, treguas, propuestas, acciones. El futuro social es creación de los ciudadanos, de su conversación, de sus narraciones, valoraciones, explicaciones. Los proyectos de sociedad toman forma, se decantan y se materializan mediante el hablar, el leer, el escuchar, el descubrir a través del diálogo nuevas afirmaciones,   El discurso de los políticos reproduce y amplifica la voz de los ciudadanos, de lo que dicen en público o de lo que hablan privadamente entre amigos y familiares, en los cafés, las plazas, las aulas, en los camiones. Son eco de la sociedad, de su malestar y de su entereza, de sus frustraciones y de su esperanza.

Me alegra que la revista se coloque pioneramente  en el mapa del ciberespacio, en el mapa del mundo global del siglo 21, que ha reducido fronteras, crea ya una comunidad mundial y da forma a una conversación  potencialmente universal mediante las redes y el acceso al inmenso mundo de la información.

Me alegra también que hayan decidido que la política, el gobierno, no sean obsesivamente el eje de la conversación, sino que se hable de la vida social real en todas sus formas y manifestaciones, de literatura, música, artes, de la vida cotidiana, de economía, de los múltiples imprevisibles eventos que nos sacuden, nos preocupan o nos hacen sonreír.

Los felicito, les deseo éxito (con otra idea del éxito) y deseo que muevan inteligencias y corazones, despierten las ganas de conversar sobre la realidad social, sobre sus ángeles y demonios, y deseo no solo yo que la conversación de Aldea 21 despierte, motive, oriente, sugiera, abra nuevas rutas y, en este momento, reconstruya la esperanza y la voluntad de construir una sociedad civilizada, igualitaria, solidaria, próspera, segura.

Todo lo mejor

Un abrazo

Luis F Aguilar

 


luisastorgaEstimado Roni:
Reciban mis felicitaciones por el inicio de esta nueva empresa cultural en nuestra querida tierra tan necesitada de civilidad, de ideas, deimaginación creativa, de propuestas que promuevan y refuercen los valores democráticos, que estimulen el amor por la vida y la
convivencia pacífica.

Abrazos y mucho éxito.

Luis Astorga

Investigador


Querido Ronaldo:

El universo digital, quién lo dijera, redescubre siempre con mayor
facilidad el concepto de aldea. Ya sabíamos que todos habitamos en una
–se pretenda global o no–, desde la cual conocemos e interpretamos el

mundo en sus distintas esferas; lo realmente significativo ahora es que
todas estas visiones que se producen desde las más diversas coordenadas
se difunden y entrecruzan con extraordinaria velocidad. Felizmente,
Aldea 21 confirma y, más aún, sustenta y nutre esta nueva realidad
ingresando a los temas centrales del debate público y la cultura de
México y del mundo.
Por lo demás, su aparición, en medio de tantas redefiniciones políticas
y de una indiscutible emergencia social, así como de la retracción de
los espacios dedicados a las ideas y su discusión, no podía ser más
oportuna.
Para mí va ser un verdadero gusto poder dar seguimiento a este proyecto
y, desde ya, te comento que daremos cuenta de su esfuerzo en las
páginas de la sección cultural de Milenio.
Recibe un fuerte abrazo y mis congratulaciones para todo el equipo
(aldeano-universal) que hace posible esta publicación.
Ariel González