-DESTACADO-

Editorial

Hacia 1909, el poeta italiano, Filippo Tommaso Marinetti, promulga, como parte de su revolución futurista, una extravagante afirmación de la velocidad, menos como un pensamiento premonitorio que como una noción o visión estética del mundo: …la magnificencia del mundo se…