-DESTACADO-

DE LA SERRANÍA A LAS CIUDADES

De sobra es conocido que las ciudades a lo largo de su historia han crecido poblacionalmente más por los movimientos migratorios que por sus tasas de crecimiento normal, el esperado, el resultante del equilibrio entre la natalidad y la mortalidad de su población.

La ciudad y su espacio público.

Vivir en la ciudad es una elección, aunque se vive en ella también por necesidad, con todas las consecuencias que esta decisión trae consigo

La Ciudad (y yo)

No es una ciudad culta (tampoco Mazatlán y Mochis, no se hagan ilusiones) y su principal bondad es hallar en la belleza ostensible de sus mujeres un símbolo de bonanza y esplendor chirle.