Otra pelea del siglo

Num 18 | Sinaloa  y su porvenir

Gilberto Gutiérrez

Imposible quedar ajeno a la pelea del siglo (ya va como la cuarta), máxime siendo uno Sinaloense, y peor, de Los Mochis, donde a veces no se respira otra cosa que sea boxeo, de aquí han salido grandes campeones y otros no tan grandes pero igual de picosos y picudos, algunos muy feos otros bien parecidos pero de todo ha salido y sobre todo ha entrado mucho billete. Los Cochules, el Travieso, La Zorrita, el Cuatito, Los Betillos incluido la Katty, El Edgar Ruíz y tantos otros que se me escapan de momento pues no soy tan fan, solo en estos momentos en que se pone en boga y a wiwi que uno tiene que meterse en el rol de fajador en una ciudad donde está ubicado uno de los pocos centros de alto rendimiento en el boxeo, un poco descuidado pero gracias al bailador de Malova aquí está y muy bien ubicado, aunque muchos dicen que es por los mariscos, el agua cebada del Indio, los tacos del chavo y los sopes el auténtico que se dan los grandes boxeadores en la localidad y yo creo que sí, porque el clima está de la chingada, mucho calor todo el año, pero la botana está muy buena, si no me creen invítenme y yo los llevo.
Hoy hasta mi mujer que sabe de boxeo lo que yo de astronomía, me preguntó qué si a quién le iba; la verdad le dije que tengo sentimientos encontrados y creo que a varios nos pasa, el hecho de que el junior haya batallado para dar el peso, su conducta un poco al ahí se va, sus pasados problemas de dopaje y sus broncas con la mostaza me hacen dudar de él aunado a que El Canelo ha demostrado una disciplina y una entrega casi impecables, un fuerza y un punch que se antoja difícil vencer y una seguridad envidiable que me tienen en duda, pero por otro lado y como Sinaloense me parece poco ético (aunque aquí al ética valga madres, sobre todo por las apuestas y la mafia en el boxeo) darle la espalda a los Chávez, sobre todo a Julio, el padre que nos dio tantos y tantos buenos momentos llenándonos de orgullos y gloria a los Sinaloenses, si no fuese por él solamente fuésemos productores de buen camarón y narcos. Quién no recuerda las grandes peleas del gran campeón mexicano, escuchar el Sinaloense a todo pulmón , brincar de gusto todo un salón cuando noqueaba a alguno de sus contrincantes, parar las calles cuando peleaba el campeón y ahora darle la espalda me parece un poco cabrón, por eso digo que mis sentimientos están encontrados y creo que tengo razón. Me dio un gusto enorme que desde hace días mi hijo ha estado insiste e insiste qué si dónde veremos la pelea y yo le dije que donde sea pero la vamos a disfrutar, por lo pronto ya ganamos el primer round, ya me dio permiso la vieja ( así le decimos de cariño acá a la mujer) de ir a ver el show a dónde sea que decidamos y eso ya es ganancia, ¿a poco no?. La verdad es que yo espero que los genes le salgan al junior y nos dé esa sorpresa que muchos a la sorda esperamos, no nos hagamos, y pues como dicen los que saben: Que gane el mejor…

 

Imagen: Cortesía