Congreso de la Unión y gobernadores

Manuel Cárdenas Fonseca

 

Señores legisladores a “modo” que no quieren leer la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), habida cuenta de que su conducta destaca el que andan muy prestos a complacer a no sé quién con una ley para lo cual no tiene facultades el Congreso de la Unión de legislar, sin antes modificar la Constitución, les comento, con el riesgo de que apliquenlos oídos sordos y los ojos invidentes que agotan en cada paso “legislativo” que dan en violación a la Carta Magna y los intereses de la sociedad mexicana, lo siguiente:

  1. La CPEUM no otorga facultades al Congreso de la Unión para legislar en la materia de seguridad interior, sólo lo hace y lo limita en los temas de seguridad nacional y seguridad pública, y es muy clara.
    Ya cunde la violación a la ley de legislar sin facultades como sucedió en el caso de la ley de víctimas.
    Pero qué necesidad. Sólo exhibir a las instituciones y dar   motivo tras motivo al mundo de nuestros cochineros legales.
  1. Las iniciativas de los notables que pontificaron en el evento “foro” del Senado en el que participó el representante del poder ejecutivo, el cual no tiene facultades para legislar en la materia en tiempos de paz conforme a los artículos 71 y 72 constitucionales y será bueno se respete lo que imponen éstos, no se enfocan en definir el concepto y los alcances de la seguridad interior, sino en cómo participan las fuerzas armadas en la seguridad y, esa, NO es la materia.La seguridad interior NO son las fuerzas armadas.
  1. Las iniciativas pretenden regular la facultad exclusiva de usar las fuerzas armadas en la “seguridad interior”, y eso no es posible sin cambios constitucionales que son deseables porque es la única facultad sin contrapesos que tiene el poder Ejecutivo Federal (el Presidente de los mexicanos).
  1. Las iniciativas pretenden incluir la “seguridad interior” como una forma de seguridad nacional, lo que daría atribuciones a la federación para intervenir en las entidades federativas y hacer uso indiscriminado de las fuerzas armadas. La seguridad interior debe ser contemplada como independiente para poder regularla y primero, obviamente, hacerlo en laCPEUM (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).
  1. Primero, hagan las cosas bien, sálganse de las cañerías legislativas, dejen de hacer una ensalada de estiércol legal. Realicen las reformas constitucionales que faculten al Congreso de los Estados Unidos Mexicanos para legislar en seguridad interior y que definan susalcances estableciendo límites al uso de las fuerzas armadas por parte del presidente. Reformas constitucionales que requerirán el aval de los congresos locales.

Lean el artículo 21 constitucional y sálganse de la tropelía de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tropelía a modo e interpretada enfermizamente para “justificar” el actuar a todas luces ilegal de las fuerzas armadas, en seguridad pública: Si estuvieran actuando bajo la ley como dicen esos “notables” entonces ¿para que las enmiendas? Vaya surrealismo.

El artículo 21 constitucional impone:

…..

 “Las instituciones de seguridad pública serán de carácter civil, disciplinado y profesional…”

Ahora bien, en el Programa para la Seguridad Nacional, contrario a la ley, meten a las fuerzas armadas en áreas que las leyes no les permiten hacerlo y eso es parte del problema mayúsculo de tener un país sin leyes aplicables salvo a contentillo de la hormona en turno.

Por otra parte, si lo anterior no bastara:

a).- No es correcto, pero para ustedes todo es posible así se viole la ley misma, aprobar una ley de “seguridad interior” sin tomar en cuenta a las entidades federativas, ex ante,  y modificar las fracciones VI del articulo 89 y el 129 constitucionales, este último que limita de manera clara, diáfana, la participación de las fuerzas armadas en tiempos de paz. Por ello Felipe Calderón en un pronunciamiento enfermizo declaró la “guerra” al narcotráfico. Nos declaró en guerra en el famoso, tramposo, leguleyo sistema de aplicación de la ley en forma hormonal de nuestros gobernantes: sí pero no, o, no pero sí, según el periodo que se trate (aquí es el sexenio, no periodo hormonal).

b).- Tampoco se puede aprobar una ley de “seguridad interior” sin estar aprobada y vigente la del “mando mixto policial” pues ello revienta la certeza y certidumbre jurídicas, la claridad de la parte espacial y temporal de actuación de los cuerpos de policías del país. A propósito: Gobernadores (el jefe gobiernodel DF ya declaró anteayer que las fuerzas armadas no patrullarán la Ciudad de México y asume el compromiso de capacitar y equipar a sus fuerzas de seguridad pública [artículo 21 constitucional], en tanto el gobernador de Sinaloa va en el sentido contrario al estar militarizando cargos para civiles y patrullando el Estado con militares sin que conozcamos el documento que da vida legal a tales actuaciones): ¡Hagan su trabajo y no le saquen! ¡Reorienten su gasto e inviertan en seguridad pública y dejen de eludir sus responsabilidades como gobernantes, para hacer hoy héroes a los que mañana seguramente acusarán como villanos.

c).- Mucho les recomiendo lean el artículo 29 constitucional habida cuenta de que la iniciativa que en su momento presenté junto con otros diputados respecto de regular los estados de excepción no la aceptaron y ahora andan en un basurero de estiércol legal, les recordará que el Senado aprobó una iniciativa sobre este artículo que pasó a la Cámara de Diputados como legisladora y, las Comisiones de Dictamen emitieron el dictamen correspondiente pero la hormona de no sé quién evita que pase al Pleno para su aprobación, obviamente, violando la ley y el proceso legislativo.

Hay más en este país sin estado de derecho, en este país de justicia e impunidad selectiva.

¿Quieren dotar a las fuerzas armadas de competencias distintas de las actuales y que se metan en donde les plazca y como les plazca? Pues tengan carácter, asuman sus costos y cambien la constitución. Total, los gobernadores y su ilegal, sí, ilegal, sin vida jurídica, CONAGO, son prueba plena, fehaciente de que somos país de poderes fácticos, además de que le sacan a cumplir el mandato constitucional y se asumen dueños ante la incompetencia de sus diputados locales y, así, los congresos estatales ni idea tienen de que representan y cuáles son las competencias que deben ejercer y hacer cumplir.

¿Entidades libres y soberanas con esas personas en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial? De risa.

Entrémosle al problema en serio, sin gatopardismos, sin andar en las cañerías e incontinencias legislativas y cambiemos la Constitución y las competencias de entidades federativas y Federación. Déjense de patrañas, o bien, cambien la constitución para dar cabida a sus pretensiones que, como está actualmente, sólo los lleva a otra violación e inobservancia de la Carta Magna y nuestras fuerzas armadas seguirán siendo cuestionadas en su actuar y, después, denunciadas en tribunales internacionales.

Si realmente quieren y respetan a las fuerzas armadas del país, hagan las cosas como deben de ser y, si lo que se quiere es la militarización del país, háganlo conforme a modificaciones a la Constitución que lo que están haciendo es peor y mejor no hacer nada. Al tiempo.

¡Muchas gracias y sean felices!

cardenasfonseca@hotmail.com

manuelcardenasfonseca.mx

@m_cardenasf