El misterio de los 10 mil navolatenses perdidos entre los años 2000 y 2010

Num. 9 | Revolucionarios y Revolucionados

Jorge Gastélum-Escalante,

Martín León-Santiesteban.

 

A lo largo del siglo XX [murieron] en guerras

y por órdenes directas de dirigentes nacionales

más de 150 millones de personas.

 

Carl Sagan.

Introito:

Para mejor conocimiento de la aldea global, navolatense es el gentilicio de quienes proceden del municipio de Navolato, Sinaloa, México.

La palabra cahíta-azteca Navolato (topónimo que significa ‘lugar de tunas’) aparece en la primera estrofa de «El Sinaloense», el corrido que el potosino Severiano Briseño dedicara, hace 70 años, a los habitantes de Sinaloa: «Desde Navolato vengo/ dicen que nací en el Roble».

Navolato es el ordinal 18º en la historia de la división político-territorial de esta entidad mexicana. Fue instituido por decreto del Congreso del Estado de Sinaloa el 27 de agosto de 1982, desgajando el 32.4 por ciento del municipio de Culiacán, al que perteneció desde la Colonia. Está ubicado en la costa central de esta entidad del Noroeste de México, en las coordenadas geográficas (GPS) latitud 24.765556 y longitud -107.703056, a 28 km al Oeste de la capital sinaloense, a 1,061 km de México, Distrito Federal, y a 1,257 km de Tijuana, Baja California.

Ese año de 1982, la población total de Sinaloa era de 1 millón 984 mil 717 habitantes (Ortega, 2005). Para la hoy municipalidad de Navolato, la «Iniciativa para la constitución del municipio libre» le consigna 128 mil 539 habitantes (Avilés, 1985). Ya instituido municipio, la población creció/decreció como ilustra la Tabla 1:

Tabla 1. Población del municipio de Navolato, Sinaloa, de 1982 a 2010.

Población de Navolato Fuente
Iniciativa  municipio libre* Censos generales de población y vivienda**
1982 1990 2000 2010
Habitantes 128,539 131,973 145,622 135,603

Fuente: *Avilés (1985), ** Inegi, 1990, 2000 y 2010.

Al parecer creciendo como con normalidad demográfica entre 1982 y 1990, pero con un salto como exponencial a 2000, en la última década Navolato pierde poco más de 10 mil habitantes; es decir, una población 12.5 veces mayor que la ciudad del Vaticano. ¡¿Qué pasó?! Para averiguarlo se realizó una investigación exploratoria, bibliográfica y de campo, guiada por las siguientes:

 

Hipótesis plausibles

  1. Disminución drástica de la tasa de natalidad.
  2. Aumento exponencial (contrasentido demográfico) de la tasa de mortalidad.
  3. Emigración nutrida.
  4. Desplazamiento masivo de habitantes.
  5. Muerte relacionada con la «rivalidad delincuencial»/«guerra contra el crimen organizado».
  6. Todas las hipótesis anteriores juntas.

 

La maestra Historia

Navolato es un municipio «multicultural»; gran parte de su estructura poblacional, es producto de la migración. La más evidente es la española, que inició con la conquista de la región por Beltrán Nuño de Guzmán, quien en 1531 fundó la Villa de San Miguel de Culiacán y exploró hasta el puerto de Altata (hoy en el municipio de Navolato). Con Nuño de Guzmán vendrían 96 hispanos, súbditos de Castilla. A un tal Hernando Arias se encomendó como corregimiento una relación de pueblos entre los que aparece Navolato, en 1582.

Navolato era, entonces, una nación tahue. Los habitantes indígenas, entre los ríos Mocorito y Piaxtla ―que comprenden la región centro del estado donde hoy se localizan Culiacán y Navolato―, eran unos 200 mil tahues,[i] población que por efectos de la guerra de conquista disminuyó a 1 mil 200 en 1720 (Ortega, 2005). Antonio Nakayama (2006) refiere que no habrá censo de la villa española de San Miguel de Culiacán sino hasta 1793, cuando se consignan «549 familias, que sumaban 2 mil 660 personas».

Desde que emergió con el nombre colonial de San Francisco de Navolato, hasta 1982, perteneció siempre a Culiacán. La aspiración de los navolatenses por elevar su entonces sindicatura en municipio, germinó en 1923. Antes de municipalizarse, su estatus cambia de rancho a pueblo y de pueblo a ciudad, según aumenta su población (Avilés, 1985).

Excepto de la ciudad,[ii] no hay cifras poblacionales antes de su elevación a municipio, pero de acuerdo con el cronista Eduardo Burgueño (entrevistado el 12 de octubre de 2012), después de la ola poblacional hispánica en la historia de Navolato es observable una segunda avenida migratoria en el siglo XIX, levantada por el establecimiento del ingenio «La Primavera», en 1893, hermanado ―consigna Avilés (1985)― con el Ferrocarril Occidental de México, «El Tacuarinero», primer tren que anduvo en Sinaloa (Ortega, 2005).

Los fundadores del ingenio ―retoma Burgueño― trajeron de la sierra sinaloense a quienes operarían la producción de azúcar y alcohol de caña. A la sazón, en Sinaloa la incipiente industria estaba instalada en torno al «Camino Real»; empezó con la minería explotada por los españoles. Después fue diversificándose y, entre otros, se fundaron pequeños ingenios, moliendas de caña para la extracción de azúcar morena. Los operarios de esas creaturas industriales se formaron en esa actividad. Después se crearon otras especialidades.

Fundado el ingenio en Navolato, diversos apellidos ―todavía presentes entre las familias del municipio― vinieron de «los altos» de Sinaloa y Durango a trabajar en lo fabril; y también de Nayarit, a cultivar la caña. Esa ola de gente significó el crecimiento de la actividad azucarera. A cinco años de inaugurado, el ingenio empleaba cerca de mil trabajadores (Gracida, 2006), más sus familias.

Después, en la comunidad El Limoncito, inmigrantes griegos con contactos en California, Estados Unidos, sembraron por primera vez el tomate, en el valle del río Culiacán. Estos iniciales «tomateros» llegaron en «El Tacuarinero», noticiando que el tomate se consumía en aquél país (Caades, 1987). Navolato obtuvo así el embrión de la horticultura nacional; e ipso facto vinieron más griegos. Eso fue en 1940, año en el que, coincidencia histórica, Lázaro Cárdenas fundó en el valle tres comunidades con migrantes de Michoacán: una en el Ejido Guamuchilito, y otras dos colonias michoacanas: una sobre la carretera La Veinte, y otra sobre la «carretera vieja» a Navolato (Avilés, 1985), parte de la red caminera secundaria.

Los griegos promovieron utilizar la «fuerza barata» del trabajador del sur del país ―de Guerrero y Oaxaca, así como de Durango, Zacatecas y otros estados― y en paralelo, al escasear el personal, vino otra migración: la tercera ola. Son como pasos demográficos que han alterado una tasa de crecimiento lenta, pero en un oleaje que no cesa y se mantiene hasta el presente.

La paradigmática Villa Juárez

Es ejemplar el caso de Villa Benito Juárez, nacida como «Campo Gobierno» al construirse la presa Sanalona, en 1948, por lo que se desalojó a los pueblos establecidos en el «vaso de la presa», tales como Cupía, Tepacal y la propia Sanalona. En el ahora municipio de Navolato nació así Villa Juárez, donde se abrió la tierra al cultivo de granos: arroz, frijol, garbanzo, sorgo, además de caña de azúcar; «pero el boom fue el tomate» ―afirma Burgueño (entrevista citada).

Como resultado, a Villa Juárez ―con los 23 mil 981 habitantes que ahora le consigna el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)― le restan poco menos de 5 mil habitantes para alcanzar, en lo demográfico, a la hoy ciudad de Navolato, Sinaloa, cabecera del mismo municipio a la que Inegi (2005a) reconoce 28 mil 907 habitantes. Villa Juárez, así, es la segunda localidad del municipio. La diferencia es que la Navolato mestiza deviene del siglo XVI, mientras Villa Juárez posee una biografía de apenas seis décadas.

Navolato: dinámica demográfica y población actual.

En obvio, por razones de su constitución como municipio, Navolato, Sinaloa, aparece por vez primera en los Censos de población y vivienda, a partir de 1990; el dato anterior es de 1982, que registró 128 mil 539 pobladores. El censo de 2010 consigna 135 mil 603 habitantes (Inegi, 2011a), que viven en 356 localidades. Así, hoy es el quinto municipio más poblado de Sinaloa. La edad mediana de esa población es de 25 años (Inegi, 2011b) Con 0.74 su Grado de Desarrollo Humano es medio. Y con -0.56862, su Grado de Marginación es, también, medio (Inafed, s/f). A mediano desarrollo parece corresponder media marginación.

Los censos de 1990 y 2000 (ver Tabla 1) le asignan 131 mil 973 y 145 mil 622 pobladores, en orden respectivo, cifras que significan que de 1982 a 1990 hubo un aumento del 2.67 por ciento; de 1990 a 2000 creció 10.03 por ciento; en tanto de 2000 a 2010 decrece 6.88 por ciento. Es decir, entre 1982 y 2000 el crecimiento poblacional promedio fue de 6.35 por ciento, cifra neutralizada por la merma demográfica de 2000 a 2010.

El 64 por ciento de la población vive en comunidades de menos de 5 mil habitantes (Inafed, s/f). A su vez, dos de sus localidades se ubican entre las diez más pobladas de la entidad: la ciudad de Navolato en la sexta posición, y Villa Juárez en el décimo lugar (ver Tabla 2). Respecto al total del municipio, entre Navolato y Villa Juárez completan casi dos quintas partes de la población. Excepto las localidades de El Castillo y Juan Aldama, el resto crecieron así fuera moderadamente. En eso destaca Villa Juárez, que crece con pujanza el primer decenio: de 13 mil 453 habitantes en 1990, a 20 mil 152 en 2000 (49.79 por ciento), y con moderación en el segundo: a 23 mil 981 en 2010 (19 por ciento). (Ver Tabla 3 y Gráfica 2).

Tabla 2. Población de las principales localidades del municipio de Navolato.

Principales

localidades

Habitantes según censo de 2010.
Absolutos Relativos respecto al municipio
Navolato 28,907 21.32%
Villa Benito Juárez 23,981 17.68%
Villa Ángel Flores 9,746 7.19%
San Pedro de Rosales 3,824 2.82%
El Castillo 2,999 2.21%
Juan Aldama (El Tigre) 2,850 2.10%
Dautillos 2,091 1.54%
Altata 1,993 1.47%
Suma principales localidades 76,391 56.33%
Resto (348) de localidades 59,212 43.67%
Total municipio 135,603 100.00%

Fuente: Inegi, 2010. Cálculos propios.

Tabla 3. Población de las principales localidades del municipio de Navolato; 1990, 2000 y 2010. Nacidos en Sinaloa e inmigrantes.

Localidad Censo 1990 Censo 2000 Censo 2010
1990 Nacida en la entidad Inmigra

ción

2000 Nacida en la entidad Inmigra

ción

2010 Nacida en la entidad Inmigra

ción

Navolato 20,938 19,080 1,858 26,095 24,459 1,636 28,907 27,677 1,230
V. Benito Juárez 13,453 8,918 4,535 20,152 14,479 5,673 23,981 19,214 4,767
V. Ángel Flores 6,913 6,551 362 7,704 7,306 398 9,746 9,243 503
San Pedro 2,875 2,708 167 3,402 3,188 214 3,824 3,600 224
El Castillo 3,001 2,930 71 3,173 3,089 84 2,999 2,915 84
Juan Aldama 3,011 2,643 368 2,827 2,487 340 2,850 2,532 318
Dautillos 1,891 1,828 63 2,275 2,231 44 2,091 2,050 41
Altata 1,402 1,355 47 1,837 1,775 62 1,993 1,929 64
Suma 53,484 46,013 7,471 67,465 59,014 8,451 76,391 69,160 7,231
Total municipio 131,973 145,622 135,603

 

Fuente: Inegi, 2010. Cálculos propios.

El decrecimiento de la población del municipio entre 2000 y 2010 salta a la vista en las tablas 1 y 3, en tanto la Gráfica 1 lo ilustra expresivamente. La línea gruesa de esta gráfica traza el crecimiento registrado en los censos, mientras la línea delgada proyecta el crecimiento tendencial promedio. Si bien de 1990 a 2000 el municipio gana 13 mil 649 habitantes, en los siguientes diez años, no obstante una inmigración de 7 mil 231 personas hay una merma de 10 mil 019 habitantes, con una pérdida relativa del 7.88 por ciento de la población municipal en una década. ¿A dónde fueron esas personas?

De las ocho localidades consideradas, sólo El Castillo y Dautillos ―ambas comunidades pesqueras― aparecen deficitarias en 2010 respecto de 2000. Esto significa que el municipio pierde población de las 348 localidades aquí no relatadas; se trata de localidades ―en su mayor frecuencia― sin los servicios urbanos que posibilitarían asentamientos con relativo mayor arraigo. Es la emigración, la expulsión de las personas del municipio (ver gráficas 1 y 2). Con las excepciones citadas, en estas se observa que el comportamiento de la población del municipio no se corresponde con el de las principales localidades.

Gráfica 1. Población del municipio de Navolato, de 1982 a 2010.

Fuente: Avilés, 1985; Inegi, 1990, 2000 y 2010.

¿Dónde están esas personas? Contrariando las cifras demográficas, para los líderes de opinión consultados el municipio de Navolato es más centro de atracción que de expulsión. Atrae por su oferta de trabajo en el campo, en el cultivo y cosecha de hortalizas y granos; la ciudad atrae por sus servicios a gente de la costa y de la sierra. Vienen con su familia. No son migrantes «de paso», sino estacionales. No vienen en el tren, sino en camiones fletados ex profeso.

Cuando expulsa, quienes emigran van a Canadá, a programas específicos de trabajo;[iii] o en busca de ocupación profesional a ciudades como Culiacán [Sinaloa], Guadalajara [Jalisco], México [Distrito Federal] o Tijuana [Baja California]; o en busca de empleo no calificado ―en la cosecha de productos agrícolas― a Hermosillo [Sonora] o Ensenada [Baja California]. O a Guasave [Sinaloa], Mexicali [Baja California], o a Estados Unidos.

En entrevista, la persona consultada A[iv] ―quien respecto de si ha observado un ascenso o un despoblamiento comenta que «no ha sido como en otros años, sino que la cuestión de tener hijos se reduce»―, a la pregunta ¿Considera que el municipio es expulsor o centro de atracción poblacional?, responde:

Algunos jóvenes que no encuentran empleo, por la falta de oportunidades, se han ido a trabajos que se llevan a los jóvenes a Canadá… y los reclutan por meses… Pero sólo esa parte nomás. […] se van a Canadá, se los llevan a trabajar. El programa laboral que yo conozco es el de Canadá. Es temporal, por seis meses, y vuelven. Los que se van por falta de oportunidades yo no sabría ese dato. (Entrevista A).

En razón de la misma pregunta, la persona entrevistada B encuentra que, dependiendo del punto de vista, el municipio atrae más que expulsar personas; y que la expulsión es de profesionales que buscan oportunidades de empleo:

Pienso que se está atrayendo a más jóvenes hacia acá ―es que también depende de la forma en que lo vean―, que somos atracción sobre todo para la mano de obra agrícola. Tenemos mucho inmigrante de otros estados, sobre todo en Villa Juárez y la Palma [Villa Ángel Flores]. Entonces, en ese sentido estamos captando gente joven por oportunidad de trabajo; y en otro sentido somos expulsor de los jóvenes profesionistas que andan buscando oportunidad en otras áreas. (Entrevista B).

Ante la misma pregunta, la persona entrevistada C percibe:

Centro de atracción. En un tiempo Navolato fue expulsor, cuando la economía era limitada por su rusticidad. El ingenio duraba seis meses, y los otros seis quedaban sin zafrar (cosechar la caña, insumo del ingenio azucarero). Era lo que aquí llamaban el “tiempo malo”. Entonces la gente pizcaba algodón. Mucha gente se iba a pizcar. Pero eso empezó a revertirse porque ya hubo empleos mejor pagados… Navolato no es expulsor, es de atracción. (Entrevista C).

Y la persona entrevistada D:

Creo que [el municipio de Navolato] es un centro de atracción. Hay mucha gente que viene de otros estados a trabajar aquí. Sí, hay unos cuantos que se van a trabajar… que en la uva… que en la calabaza… pero es por temporadas. Si se van, es a Hermosillo y Ensenada. (Entrevista D).

Entrevista E:

En Navolato se está dando un fenómeno que mucha gente de la periferia se está viniendo a la ciudad buscando una mejor oferta educativa. Sí hay un fenómeno de movilidad, porque Navolato se está convirtiendo en un lugar atractivo por sus servicios. Entonces sí se nota que la gente está llegando a arraigarse en la ciudad. (Entrevista E).

Es de advertirse que los líderes de opinión consultados no precisan las magnitudes del desplazamiento, ni señalan ―en el presente― migración masiva hacia los Estados Unidos.[v] Los datos lo confirman: en general, de Sinaloa no parten los mayores flujos migratorios de mexicanos hacia ese país. Guillermo Ibarra (citado por Ramírez, 2008) considera «no significativa» la proporción sinaloense de migrantes a Estados Unidos, pues sólo representa el 2.0 por ciento del total de México. Cuando ocurre, son los municipios «grandes» los mayores expulsores: Culiacán, por ejemplo, aporta el 33.7 por ciento del total en el estado.[vi]

Sin embargo el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed), consigna que, en el año 2005, en Estados Unidos había 142 navolatenses de 5 años y más. En 2010 esa cifra ascendió a 402. El relativo casi se triplicó (283 por ciento), y sin embargo esos 402 migrantes apenas representan el 0.29 por ciento de la población del municipio en 2010 (Inafed, s/f). En otros países hay 58 navolatenses emigrados.

Gráfica 2. Población de las principales localidades de Navolato, de1990 a 2010.

 

Fuente: Inegi, 1990, 2000 y 2010.

Esta gráfica clarifica lo supra señalado. Descontando la jerarquía histórica de la cabecera municipal, en veinte años Villa Juárez se colocó como la localidad de mayor crecimiento demográfico relativo del municipio y, por tanto, segunda en importancia poblacional. La tercera es Villa Ángel Flores.[vii] Es de advertirse la preponderancia en esa materia de estas tres localidades, pues juntas cubren el 46 por ciento de la población del municipio (3 puntos más que la suma de las 348 comunidades rurales). Y entre estas dos últimas completan casi una cuarta parte (el 24.87 por ciento).

Éstas, Villa Juárez y Villa Ángel Flores son las localidades que reciben mayor cantidad de migrantes. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Sinaloa atrae 76 mil jornaleros agrícolas migrantes cada año. A la región centro del estado (que comprende a Navolato, Culiacán, Elota y Mocorito) llegan 64 mil 600 de ellos (Unicef, 2006), quizá una tercera parte a Navolato (a calcular por lo referido en entrevista B). Es una migración familiar. Muchos regresan a sus estados de origen al terminar la zafra y las otras cosechas; pero volverán al año siguiente, o de plano se quedan de una vez. Son los consignados en la Tabla 3.

Al respecto la persona entrevistada B, señala:

Pues llegan aproximadamente… creo que 22 mil migrantes al municipio. Son de los que llegan cada año, de esos se quedan aquí definitivamente yo creo que un 20 o 30 por ciento. (Entrevista B).

Es de señalarse que mientras los nacimientos crecen, de 1990 a 2000, en un 32.6 por ciento, y en 491 nuevos habitantes en términos absolutos, de 2000 a 2010 decrecen a cifras menores que las de 1990. Eso significa que en 2010 hubo 147 nacimientos menos que en 1990, y en números relativos 3.9 por ciento menos nacimientos en 2010 que en 1990. La natalidad ha decrecido, en tanto las defunciones crecen no sólo sostenida sino abruptamente: 3 por ciento en la década de 1990 a 2000 (11 defunciones), y 106.8 por ciento de 2000 a 2010 (403 defunciones, en términos absolutos). (Ver Tabla 4).

Tabla 4. Nacimientos y defunciones del municipio de Navolato, por censo.

Indicador Censos
1990 2000 2010
Nacimientos 3,707 4,198 3,560
Defunciones 366 377 780
Crecimiento natural 3,341 3,821 2,780
Tasa de crecimiento natural 9.9% 9.0% 21.9%

Fuente: Inegi, 1990, 2000 y 2010.

¿Qué ha propiciado el decrecimiento en la natalidad a cifras menores a las de 1990? ¿Los efectos de los programas de control de la misma? ¿La cultura  anticonceptiva? ¿El aumento de la esperanza de vida de los sinaloenses?

Los líderes de opinión entrevistados ―aunque sopesan que «depende si en la ciudad o en las comunidades»― refieren «más cultura» en los matrimonios; resultados de los programas de control de la natalidad; aumento de la esperanza de vida. En cuanto a medios de control, lo mismo refieren «métodos tradicionales» que métodos anticonceptivos («anti-hormonales orales»: Entrevista B).

Entrevista A:

El municipio de Navolato cuenta con unos 136 mil habitantes, y la tendencia es que hay más adultos mayores que jóvenes y niños. Estamos viendo que hay una franja de un alto porcentaje de gente adulta. La cuestión de tener hijos se reduce, hay más cultura en los matrimonios. Lo que si vemos son embarazos a temprana edad, y situaciones como en Villa Juárez que salen niñas embarazadas a los 11 años, y antes no se daba eso, no se veía… (Entrevista A).

Entrevista B:

Esto se debe más que nada al momento actual, o sea, por el control de natalidad, pues los niños han disminuido. O sea, ya las familias no son de gran número de hijos, por el mismo control, porque la planificación está dando resultados a nivel Sinaloa. Esos niños es lo que ha hecho que se modifique la pirámide. ¿Afectar? Yo pienso que no, al contrario, creo que estamos en situación de contar con más gente productiva económicamente. (Entrevista B).

Entrevista C:

Yo insisto en que es el estándar de vida lo que ha modificado esos paradigmas. Yo tengo 60 años, y antes mucha gente moría rápido por el tipo de vida que teníamos: la mala atención médica, la poca oferta de alimentos de calidad… muchas cosas que hacían que la gente muriera prematuramente.

Todos esos índices ya están modificados… vivimos en una zona donde no hay miseria, no hay hambre. El estándar de vida mejoró radicalmente.

Muchas mujeres ya saben que existen métodos de control, tienen conciencia de eso, saben el costo de que nazca más gente. En esta ciudad [Navolato] ya están más “aculturadas”… pero la gente de las comunidades [del  ámbito rural]… ellos sí tienen un sentido de natalidad descontrolada. (Entrevista C).

¿Y qué ha propiciado el decrecimiento poblacional? ¿Emigración? ¿O la baja en el número de nacimientos consecuencia del menoscabo? ¿En qué medida contribuyen las defunciones al decrecimiento de la población y de los nacimientos? ¿De qué mueren los navolatenses?

En su presentación en inglés ―que no refiere sobre Navolato lo mismo que su versión en español―, Wikipedia (s/f) implica una hipótesis:

Not to mention that Navolato has quickly become one of the most dangerous places in all of Mexico. There have been countless amounts of murders in the past 5 years caused by orders of the Mexican Mafia making this one of the most dangerous places to settle down in all of Mexico.[viii]

«Uno de los lugares más peligrosos de todo México» ¿Qué tan certero es?

Véanse los datos de la estructura poblacional (pirámides), su estructuración por edades y por sexo, en las gráficas y tablas siguientes:

Gráfica 3. Estructura de la población de Navolato, 1990.

Gráfica 4. Estructura de la población de Navolato, 2000.

Gráfica 5. Estructura de la población de Navolato según grupos de edad, 2010.

En estas tres pirámides poblacionales, es observable:

  1. La pirámide de 1990 es un triángulo que grafica una población en su mayoría infantil, aunque registra menos infantes de los 0 a los 4 años que de los 5 a los 9, a su vez menos estos que de los 10 a los 14. La figura se ensancha en el grupo de los 15 a los 19 años, y en adelante se aguza hasta llegar a los 75 años y más.
  2. La pirámide del año 2000 se achata al llegar al grupo de 75 años y más. La base de 0 a 4 años de edad es más ancha que las bandas de 5 a 9 años, y ésta que la de 10 a 14, pero entre los 15 a 19 conserva la forma de la pirámide de 1990, aunque con una pérdida de 2 mil 925 habitantes.
  3. La pirámide del censo 2010 pierde anchura entre los grupos 0 a 4 y 5 a 9 años; de 10 a 14 años incrementa, pero desde estas edades va perfilándose la pérdida de población en el municipio. En adelante se afila hasta llegar al grupo de los 35 a los 39 años. En 2010, la población está envejeciendo.

Esta última gráfica confirma lo que perciben de los líderes de opinión, que observan una tendencia a que haya más adultos jóvenes que niños.

Estamos viendo que hay una franja de un alto porcentaje de gente adulta. No siento que haya desequilibrio, simplemente predomina una franja de gente adulta, pero no está desequilibrado, al contrario yo percibo que hay un equilibrio en la población. (Entrevista A).

La cantidad de niños es menor que antes. Pienso que la etapa de niños […] es menor que los jóvenes. Está engrosando la pirámide en el medio. Antes estábamos con una cúspide hacia arriba y ahora no, tiende a ensancharse más a la mitad de la pirámide y disminuyendo más. No disminuyendo, sino que actualmente el mismo crecimiento del adulto joven hace que se ensanche también la pirámide. (Entrevista B).

Yo digo que hay más jóvenes… sí se mira muy abundante la comunidad con muchos jóvenes. […] Entonces yo digo que se relaciona. Yo he visto más adolescentes, pero hay días que se miran muchos adultos también. (Entrevista D).

Asimismo confirma la edad mediana de los navolatenses (25 años) y los datos de la tabla siguiente, que muestra la estructura por edades (niños, jóvenes y adultos) de Navolato y sus principales localidades:

Tabla 5. Estructura por edades de la población de Navolato y sus localidades.

Localidad 1990 2000 2010
Niños Jóvenes Adultos Niños Jóvenes Adultos Niños Jóvenes Adultos
Navolato 7,102 12,511 952 8,437 16,272 1,236 8,347 19,064 1,659
Villa Benito Juárez 6,018 7,169 254 7,911 11,612 471 8,272 14,968 893
Villa Ángel Flores 2,451 4,192 254 2,543 4,740 395 2,990 6,215 602
San Pedro 962 1,780 128 1,062 2,112 185 1,049 2,504 294
El Castillo 1,142 1,774 82 1,149 1,893 126 845 1,961 202
Juan Aldama 1,199 1,713 92 1,003 1,667 140 854 1,749 286
Dautillos 792 1,049 49 862 1,339 67 633 1,362 113
Altata 522 841 39 633 1,096 64 608 1,298 94
Suma 20,188 31,029 1,850 23,600 40,731 2,684 23,598 49,121 4,143
Resto de las localidades 30,921 36,153 11,832 27,630 34,802 16,175 17,450 21,563 19,728
Total municipio 131,973 145,622 135,603

 

Fuente: Inegi, 1990, 2000 y 2010.

La tabla anterior ilustra cómo las tendencias observadas en el decrecimiento de la población del municipio de Navolato se manifiestan en sus principales localidades: en Navolato ciudad, por ejemplo, si bien la cifra de niños crece entre 1990 y 2000, la década siguiente decrece. La observación se replica en cinco de las restantes siete localidades, excepto en Villa Juárez y Villa Ángel Flores.

Las cifras de jóvenes crecen en todas las localidades, excepto en Dautillos. Entre los adultos, los números aumentan en todas las localidades.

En la suma poblacional de las principales localidades del municipio, los datos sobre los niños decrecen de 2000 a 2010. Entre los jóvenes y los adultos la tendencia es a la alza de 1990 a 2000, y de este decenio al censo de 2010. Esto verifica una observación anterior: la merma se produce en el resto de las localidades (en su mayoría rurales); son estas las comunidades expulsoras: los datos acerca de los niños y los jóvenes decrecen ostensiblemente de un censo a otro y al otro; sólo los números de los adultos mantienen una tendencia creciente, lo que explica ―y confirma― el achatamiento de la pirámide.

Tabla 6. Población por sexo, en Navolato (municipio), Sinaloa y México.

Censo Municipio de Navolato Estado de Sinaloa País: México
Hombres Mujeres Hombres Mujeres Hombres Mujeres
1990 67,559 64,414 1,101,621 1,102,433 39,893,969 41,355,676
2000 74,444 71,178 1,264,143 1,272,701 47,592,253 49,891,159
2010 68,393 67,210 1,376,201 1,391,560 54,855,231 57,481,307

 

Fuente: Inegi, 1990, 2000 y 2010.

¿De muerte natural?

En Sinaloa y México, en 1990 fueron censadas más mujeres que hombres; en Navolato no, donde se registró a más hombres que mujeres. La tendencia se refrendó en los censos del 2000 y del 2010: en Sinaloa y México fueron censadas más mujeres que hombres. En Navolato, en uno y otro censo siempre hubo más hombres que mujeres.

Inegi (2011b) ofrece datos marco: en Sinaloa ―donde la esperanza de vida para las mujeres es de 77.0 años, mientras para los hombres es de 72.7―, entre 2007 y 2009 murieron 14 mil 815 mujeres: 2 mil 777 de ellas de enfermedades del corazón, 2 mil 162 de diabetes, 1 mil 007 de enfermedades cerebrovasculares, 594 de enfermedades hipertensivas, y 8 mil 275 de las «demás causas».

       La menor expectativa de vida de los hombres de Sinaloa ―la diferencia es de 4.3 años― se explica, dice Inegi (2011b): «por la mayor mortalidad masculina ocurrida principalmente en edades jóvenes y adultas. En 2009, de los 15 a los 49 años la tasa de mortalidad de los hombres (3.6 por cada mil) es casi cuatro veces mayor que la de las mujeres (1.0 por mil)». O sea: la muerte se explica por la tautológica muerte.

       Sí, ¿pero qué explica esa «mayor mortalidad masculina»? El rango de edad es significativo: de los 15 a los 49 años, mismo en el que, por cada mujer murieron casi cuatro hombres. Todavía con mayor precisión, Inegi consigna que la «sobremortalidad» en los hombres es mayor en el rango de edad 15-29 años (560) que en el rango 15-49 años (360). Sigue la pregunta en pie: ¿por qué? Y ¿por qué mueren más hombres entre los 15 y los 29, que entre los 15 y 49? ¿De qué mueren?

Inegi informa que en Sinaloa, en 2005 se cometieron 436 asesinatos, en 2006: 463; en 2007: 398; en 2008: 824; en 2009: 1 mil 435; en 2010: 2 mil 423; y en 2011 se perpetraron 1 mil 988 homicidios (Inegi, 2012): 1 mil 138 por año, 94 promedio cada mes.

       El periódico El Debate promedia una cifra menor a la reportada por Inegi: del sexenio del gobernador Juan S. Millán ―pasando por la administración de Jesús Aguilar Padilla― a lo que registró del gobierno de Mario López Valdez, 14 años de un trayecto que se inter-secta entre los veinte años de los censos de 1990 a 2010, en Sinaloa fueron asesinadas 13 mil 013 personas: 3 mil 113 de 1999 a 2004; 6 mil 648 de 2004 a 2010; y 3 mil 202 en 2011 y hasta octubre de 2012.[ix] Es decir, en 176 meses fueron asesinadas, promedio, 74 personas cada mes. La estadística no está disponible por municipio, sino en los recientes meses de la administración estatal vigente: así, en 24 meses han sido asesinadas, en Navolato: 249 personas, 11 por mes, si los promedios fuesen extrapolables.

       En un escenario benigno, si la cifra promedio mensual consignada por El Debate se aplica a los 120 meses que van de 2000 a 2010, periodo del decrecimiento en 10 mil 019 personas de la población municipal, hipotéticamente se obtiene que al menos 1 mil 320 personas contribuyen al descenso de dicha estadística porque es posible que hayan sido asesinadas.

       Con Culiacán y Mazatlán, Navolato ocupa el tercer lugar estatal en homicidios. La explicación posiblemente vaya correlacionada con lo que afirma Steven S. Dudley (2012): «Navolato, Sinaloa, también entró en la batalla [entre] el cártel de Sinaloa y el cártel de Juárez, [y] han luchado por el control de Ciudad Juárez en los últimos tres años». Las cifras que ofrece Eduardo Guerrero (2011) confirman que de 59 localidades de México con más de 100 muertes, diez son sinaloenses (ver tabla siguiente). Navolato es medalla de bronce.

Tabla 7. Asesinatos por municipio en Sinaloa; diciembre 2006/ marzo 2011.

Clasificación Municipio Asesinatos
Culiacán 1,887
Mazatlán 521
Navolato 384
Ahome 268
Guasave 219
Sinaloa de Leyva 176
Salvador Alvarado 173
Mocorito 111
Badiraguato 104
Total en el estado de Sinaloa 3,843

                 Fuente: Guerrero (2011).

Y sin embargo, aún con esa cifra de personas asesinadas, Navolato no figura entre las 50 ciudades más violentas del mundo (CNN, 2012). Pero cualquiera sean las cifras que ofrezcan diversas fuentes, a Navolato se le percibe con signos de violencia. Víctimas directas o indirectas, objetivo focalizado o efecto colateral,[x] el resultado es innegable: 10 mil 019 personas no aparecen en la estadística de los censos oficiales entre 2000 y 2010; 10 mil 019 personas se esfumaron del registro censal: 19 por semana, 82 cada mes, 1 mil 002 por año.

Los desplazados son otra arista. Según la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (SDSH) del Gobierno del Estado, en Sinaloa alrededor de 2 mil familias han sido desplazadas por la violencia en 12 de los 18 municipios de la entidad, la mayoría de ellos serranos.[xi] Por su parte la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Sinaloa (Cddhs) indica que entre 25 mil y 30 mil personas han tenido que dejar sus comunidades por hechos relacionados con el narcotráfico, de finales de 2011 a la fecha (Valdez, 2012b). Aunque estos datos no incluyen a Navolato ni al periodo de merma poblacional en ese municipio, es de considerarse la posibilidad de que esta tenga como determinación la violencia.

Conclusiones (y nuevas preguntas):

En la década 1990-2000 se observa un crecimiento de la población que joroba la línea tendencial (ver Gráfica 1). Eso provoca retos, pero no problemas sociales insalvables que deriven en violencia. En lo relativo al tejido social, los testimonios de los líderes de opinión consultados dan cuenta de aceptación, propiedad (ser parte de), incorporación, asimilación, «aculturación». También hay políticas y programas de absorción, aunque no son, todavía, suficientes.

Ni la infraestructura de servicios ni la oferta de viviendas o empleos ha crecido de manera acompasada con el flujo migratorio, pero el Estado ―afirman las personas entrevistadas― diseñó y opera programas educativos, escuelas y aulas, de «fomento», «preventivos», de vivienda, de salud somática (seguro popular) y mental, el «Pro-migrante», y de formación en valores. A pesar de eso, declaran los líderes de opinión, por resistencia (de los migrantes) «se batalla» para incorporarlos. Por otra parte, la vivienda de estos migrantes no constituye problema pues, dada su característica estacional, las empresas agrícolas contratantes y la misma sociedad, se las proveen.

Ninguna de las personas consultadas manifiesta rechazo por parte de la población local. Al contrario. La población local acepta, asimila, asume, incorpora. Nunca ―salvo algún periodo inicial―[xii] ha habido rechazo.

En Villa Juárez la migración ―que es en familia― ha generado problemas de violencia: maltrato familiar, peleas a golpes, muerte por arma blanca, robos, violaciones. Y eso aumenta la inseguridad. Pero esa violencia «siempre ha estado ahí». Por eso ―dicen los líderes de opinión― no debe criminalizarse la migración,[xiii] sino explicarla socialmente, porque la violencia «es un fenómeno multifactorial».

Los migrantes vienen por oportunidades de trabajo, y lo encuentran así sea estacionalmente y no se ocupen ―todos los que arriban― en faenas agrícolas. Algunos ―como afirma Gastélum (2011)―, se emplean en el sector de los servicios. Sobre el uso del tiempo libre no hay indicadores, pero la gente del municipio tiende a incorporar a los migrantes (y «ellos mismos se incorporan»: entrevista D).[xiv] Quizá esta ausencia de indicadores revela la falta de una política de Estado, tal como se advierte en Entrevista C.[xv]

La tendencia histórica de muertes incrementa de 2008 al 2011. Es un indicador palmario de aumento de la violencia. Sobre la violencia de género, los datos los ofrecen el Instituto Sinaloense de la Mujeres (Ismujeres, citado por Valdez y Juárez, 2012a) y el Congreso del Estado, para todo Sinaloa: año 2009: 69 mujeres asesinadas; año 2010: 111 casos; año 2011: 110; año 2012: parcial hasta noviembre: 67 mujeres asesinadas (22 feminicidios).[xvi] Alrededor del 70 por ciento de esas muertes ―dice el Ismujeres― «tienen nexos con el narcotráfico» (citado por Valdez y Juárez, 2012a).

Para las personas entrevistadas, los jóvenes inician su vida sexual cada vez más temprano; hoy la juventud es más precoz. Sin embargo ―a decir de estos líderes― la sociedad de Navolato no estigmatiza, no excluye («No se enfocan mucho en eso ya»: Entrevista D). Por tanto no hay sanción social, y en este municipio no es causa de violencia.

Sobre todo en las pirámides de 1990 y 2010, las bandas demográficas más amplias corresponden a jóvenes. El comportamiento atípico, entonces, de crecimiento poblacional, lo representan los 145 mil 622 navolatenses registrados en el censo del 2000. En Navolato, en comparación con el estado y el país, siempre son más los hombres que las mujeres (Tabla 6). En 1990 la diferencia fue de 2.38 por ciento favorable al estrato hombres; en 2000 siguió beneficiando a ese estrato en 2.24 por ciento; pero en 2010 la diferencia fue apenas del 0.86 por ciento a favor de los hombres. Es decir, los hombres han disminuido su cuota en relación con la tendencia histórica.

De acuerdo con la Tabla 4, en 2000 hubo más nacimientos (4,198) que en 2010 (3,560); y menos muertes (377) que en 2010 (780). Es decir, 2010 es un censo que consigna menos nacimientos y más defunciones. Y entre las personas muertas, son más hombres (2 mil 341 = 65.00 por ciento) que mujeres (1 mil 218 = 35.00 por ciento) (Inegi, 2011c).

En consecuencia no es la falta de servicios, vivienda o empleo lo que provoca un fenómeno de violencia por el que desaparecerían poco más de 10 mil personas. Tampoco es por falta de inclusión social de los migrantes: la violencia no tiene causa en la migración.

Deriva necesario tener a mano las plausibles hipótesis supracitadas:

  1. Disminuyó drásticamente la tasa de natalidad.
  2. Aumentó exponencialmente (contrasentido demográfico) la tasa de mortalidad.
  3. Emigración nutrida.
  4. Desplazamiento masivo.
  5. Muerte relacionada con la «rivalidad delincuencial»/«guerra contra el crimen organizado».
  6. Todas las hipótesis anteriores juntas.

Ya se ha visto (Tabla 4): el crecimiento de la población de Navolato descendió, entre 2000 y 2010, de 3 mil 821 a 2 mil 780. Eso significa que los nacimientos descendieron y que las muertes aumentaron.

La emigración a Estados Unidos ascendió, entre 2005 y 2010, de 142 a 402: un 283.80 por ciento; pero el relativo (0.29 por ciento), en efecto no es significativo. Desde/hacia otras entidades de la república mexicana, en 2000 los habitantes de Navolato nacidos en otra entidad fueron 24 mil 700, mientras los navolatenses residentes en otra entidad fueron 15 mil 463. La diferencia obra a favor de la inmigración, en 9 mil 237 habitantes. Para 2010, los nacidos en otra entidad fueron 13 mil 090, en tanto los navolatenses avecindados en otra entidad fueron 1 mil 820. De nuevo la diferencia obra a favor de los inmigrantes hacia Navolato. La merma demográfica, entonces, no está en la migración.

Puede estar en el binomio muerte relacionada con la «rivalidad delincuencial»/ «guerra contra el crimen organizado», cualquier cosa que uno y otro polo signifiquen. Pero aún en este supuesto, hacen falta cifras para cubrir la pérdida de población de la década que va del 2000 al 2010.

El hallazgo principal de este estudio es la evidenciación de lo que las cifras demográficas obvian. Es decir, la población de Navolato, después de saltar de manera tan brusca de 1990 a 2000, de 2000 a 2010 perdió lo ganado, también abruptamente, y casi regresó a las cifras de veinte años atrás.

Ese decenio coincide con el periodo del gobierno federal en el que, por «rivalidad delincuencial» o por la «guerra contra el crimen organizado», han muerto, de acuerdo con Inegi y con los diarios locales, alrededor de 1 mil 320 habitantes de Navolato. Las otras 8 mil 699 personas que faltan para subsanar la merma demográfica tal vez hay que buscarlas sumando las 780 muertes naturales, más los 402 migrantes a Estados Unidos, más los 58 emigrados a otros países, más los desplazados a otros municipios de la entidad, más…

Aún así, las cifras quedan cortas. ¿Dónde están los que faltan, navolatenses que acaso no tendrán las mismas responsabilidades de los moradores del Vaticano, pero son tan personas como estos?

No es posible afirmar una relación causal entre la guerra ―como quiera que se apellide, por «rivalidad delincuencial» o «contra el crimen organizado»― y la merma demográfica multicitada. Pero si es posible formular una hipótesis correlacional, porque una y otra variable ocurren en el mismo lugar, en el mismo periodo de tiempo. Es decir, la merma demográfica y la guerra, en Navolato, Sinaloa, por lo menos coinciden en los años que van de 2006 al censo 2010.

Tal vez la hipótesis contenida en el epígrafe de Sagan no sea tan fina, pero quizá sea certera: millones de personas mueren [o desaparecen] en el mundo, por órdenes directas de dirigentes nacionales [o por «efectos colaterales» de dichas órdenes].

Referencias bibliográficas:

Matrices de fuentes primarias:

 

La investigación de campo se realizó mediante entrevistas y un grupo focal. Se entrevistó al cronista de la ciudad de Navolato, y a líderes de opinión a quienes se ofreció anonimidad. El grupo focal se realizó con académicos, cuya característica común es ser oriundos de Navolato. La Matriz 1 lista las personas entrevistadas, a quienes se refiere por letra, fecha y ocupación. Su detección derivó del grupo focal (Matriz 2).

Matriz 1. Líderes de opinión entrevistados.

Letra Fecha Afiliación u ocupación de la persona entrevistada
A 28 de septiembre de 2012 Doctora en educación, funcionaria municipal
B 5 de octubre de 2012 Médico especialista, funcionario municipal
C 5 de octubre de 2012 Promotor cultural ciudadano
D 12 de octubre de 2012 Líder estudiantil, residente de Villa Juárez
E 19 de octubre de 2012 Ejidatario, residente de la Colonia Michoacana

Matriz 2. Grupo focal.

Grado  académico Fecha Lugar Tema
Doctor en educación 24 de septiembre

de 2012

Sala de juntas II de la Unidad Culiacán de la Universidad de Occidente. Demografía, inmigración y cultura en Navolato, Sinaloa.
Maestro en economía
Maestro en ingeniería
Maestra en derecho

Notas:

i En todo ese territorio, que hoy en día incluye los municipios de Angostura, Salvador Alvarado, Mocorito, Badiraguato, Culiacán, Navolato y Elota, no volvería a haber una población equivalente sino hasta mediados del siglo XX. (Cálculo propio sobre datos de Ortega, 2005).

[ii] En 1960 la localidad de Navolato era habitada por 9 mil 188 personas, en 1970 por 12 mil 799, y en 1980 por 16 mil 710. Ver Garza, Gustavo y Jaime Sobrino (1989).

[iii] Lo confirma el alcalde (2008-2010), Fernando García Hernández: «Navolato es un claro ejemplo de la migración, pues los pescadores y en algunos casos hasta las mujeres cambian sus artes de pesca para ir a Canadá a trabajar en invernaderos». (El Debate, 2008).

[iv] Excepto a quien se cita por su nombre, con su autorización, Eduardo burgueño, cronista de la ciudad de Navolato, al resto de los informantes clave, líderes de opinión en sus diversas actividades, se les ofreció y garantizó anonimidad. Por eso se les identifica: A, B, C, etcétera…

[v] Adviértase que ―salvo la persona entrevistada C― los líderes de opinión no refieren emigración hacia Estados Unidos.

[vi] Las remesas enviadas desde Estados Unidos, por migrantes sinaloenses, tienen como destino los municipios de: Culiacán, Guasave, Mazatlán, Angostura, Badiraguato, Concordia, Rosario, San Ignacio, Cosalá, Escuinapa, Elota, El Fuerte y Choix, afirma Ibarra (citado por Ramírez, 2008).

[vii] Comunidad agrícola fundada en «La Palma» con migrantes provenientes de la sierra de Sinaloa. Al constituirse en sindicatura, en 1951, la habitaban 2 mil personas. Fue denominada con el nombre de Ángel Flores, quien como gobernador del estado (1920-1924) impulsó el riego de 11 mil hectáreas del valle de Culiacán. Ver, Sinagawa (2012).

[viii] Traducción libre: Ni mencionar que Navolato ha venido rápidamente a ser uno de los lugares más peligrosos de todo México. Ahí han sido incontables las cantidades de asesinatos en los pasados cinco años, causados por órdenes de la mafia mexicana, haciendo de esta una de las más peligrosas localidades para establecerse de todo México.

[ix] El registro estadístico se suspendió en octubre de 2012.

[x] Ironiza Zygmunt Bauman (2011: 13): «Calificar de ‘colaterales’ a ciertos efectos destructivos de la acción militar sugiere que esos efectos no fueron tomados en cuenta cuando se planeó la operación y se ordenó a las tropas que actuaran; o bien que se advirtió y ponderó la posibilidad de que tuvieran lugar dichos efectos, pero, no obstante, se consideró que el riesgo valía la pena dada la importancia del objetivo militar».

[xi] Los municipios de los que lse huye por violencia son: Badiraguato, Sinaloa, Elota, El Fuerte, Mocorito, Cosalá, San Ignacio, Mazatlán, Rosario, Salvador Alvarado, Concordia y Culiacán.

[xii] La persona entrevistada E refiere que los pioneros de la «Colonia Michoacana» sufrieron hostigamiento al principio, cuando recién les fueron dotadas las tierras ejidales. Pero «eso fue superado cuando “los sinaloenses”, al segundo-tercer año, se dieron cuenta que era mejor hacer negocios con “los michoacanos”» (Entrevista E).

[xiii] «Navolato le debe mucho a la migración, su riqueza cultural. Mucha gente: italianos, franceses, trajeron cultura; entonces Navolato se enriquece»: Entrevista C.

[xiv] «Se ponen en los puestos… y conviven en los parques, en los tianguis donde venden bolsas y objetos. Ellos van y te sacan plática, y todo»: Entrevista D.

[xv] «El gobierno no ha construido una política de Estado para atender integralmente el fenómeno de migración […] Si no hay política de Estado, tampoco se toma la expansión demográfica. Todo lo que se ha hecho en Villa Juárez, según mi punto de vista, son acciones cosméticas»: Entrevista C.

[xvi] El feminicidio fue tipificado, en el Código Penal de Sinaloa, el 29 de marzo de 2012. Antes de esa fecha no era posible calificar los asesinatos con esa tipología. (CES, 2012).

Siguenos en Twitter:


Written by Redacción