Presupuesto base Cero; semejanzas al ajuste de Grecia El PRI promueve el retorno “ilegítimo” de Porfirio Díaz

Antonio Tenorio Adame

El Congreso recibió el proyecto de Presupuesto Federal del Ejercicio 2016 con un recorte sensible de 22% de los programas del Sector Público, para así lograr un ajuste en el llamado “Presupuesto base cero”. La opinión de los senadores Armando Ríos Piter, Dolores Padierna, Ernesto Cordero y Fernando Yunes, fue categórica en el sentido de que el “gasto debe ser republicano y austero”. Esta apreciación  cobra significado porque es facultad compartida entre el Senado y los diputados la aprobación del presupuesto de ingresos.

Aunque cada día nos acercamos más a Grecia, se mantiene la  tozudez de la Presidencia de la república y de la Cámara de diputados que siguen sin modificar sus erogaciones; por otra parte, nos aplasta  la miserable realidad, contraria a las promesas que se vertieron para convencernos de los beneficios de la abundancia y prosperidad con solo  la aprobación de las reformas estructurales.

El  2 de julio se cumplieron cien años de la muerte del dictador Porfirio Díaz Mori; quien murió en el exilio y sus restos descansan en el panteón  Montparnasse, de París.

En el desarrollo de la pasada sesión de la Permanente, el diputado tricolor Samuel Gurrión Matías, pidió al Congreso que interceda a favor para traer los restos del personaje “incomprendido o difamado”, quien “ha sido despojado de su calidad histórica”; atribuyó a mitos de una lucha entre héroes y villanos, el haberlo tenido en la sombra, donde prevalece su pasado como tirano represor, explicó.

Nadie se opone a que los restos óseos sean repatriados por familiares o particulares, no se requiere visa oficial, ni trámite alguno de Relaciones Exteriores. Lo que debe evitarse, es que su exhumación dé pretexto a un homenaje oficial, a pesar de que la orientación del modelo entreguista del porfirirsmo coincida con la del actual régimen y sea lógica  su empatía, no obstante,  su reivindicación política es causa de quebranto de la  legitimidad histórica y de  delitos imprescriptibles de lessa humanidad

El héroe de Icamole llegó a la Presidencia de la república por medio de las armas –Plan de Tuxtepec–  y durante su dictadura se restableció la esclavitud que con anterioridad abolieron Hidalgo, Morelos, Guerrero,  en su lucha fundacional de la nación; ¿se rinde culto cívico a un golpista?, ¿guarda legitimidad la Constitución de 1917?

La crueldad del “hombre reformador”, impulsor  del “progreso ferroviario”, fue sin límite, comparable con un precursor de los campos de exterminio de Hitler, a causa del arrasamiento de aldeas indígenas  del norte para ser trasladadas a las selvas de Quintana Roo, o de Valle Nacional; se crearon campos de concentración que dan buena cuenta de ese odio a los indígenas calificados como salvajes, llegando al genocidio total de los apaches. ¿Esos son los odios derivados de mitos a los que se refiere el diputado del PRI, quien lleva el ilustre  apellido de Adolfo C. Gurrión, diputado mártir  de la democracia maderista?

A los indígenas se les trató como raza inferior incapaz de “imitar la producción capitalista”, por lo que se requería del “trabajo forzado”.

En la misma sesión,  se  exhortó también a la Secretaría de Gobernación y a la Delegación Miguel Hidalgo a que restauren la Rotonda de las Personas Ilustres y le den el debido mantenimiento. El abandono del monumento a la memoria de mexicanos patriotas da cuenta del olvido a la nación.

En contraste,  el mausoleo del  Montparnasse es motivo de atracción turística, y en la Rotonda de los Ilustres, los sepulcros  del Panteón de Dolores, predomina  la sencillez  y el descuido.

La gran diferencia consiste en que unos escogieron a la patria de mortaja, mientras el coronel Díaz,  quien nunca fusiló a un francés invasor y lloró en la tumba de Napoleón, debe regocijarse en su exilio en París, ciudad que tanto amó y casi seguro sigue amando. ¿Se le preguntaría su  voluntad?

Pedir el retorno de Porfirio Díaz, es como pedir que devuelvan el Penacho de Moctezuma.

 

Written by Redacción