2015: los claroscuros de la sociedad civil

Num. 10 | 2015 Luces y sombras

 

Héctor Tenorio

Este 2015, sin duda, la participación política de la sociedad civil resultó menos destacada que el año pasado, cuando se multiplicaron las marchas a nivel nacional e internacional exigiendo la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 26 y 27 de septiembre del 2014. El gobierno federal entró en pánico, no manejó de manera adecuada la crisis de derechos humanos. El caso no se ha cerrado y podría resurgir con la visita del Papa. En este contexto, el 2015 será recordado de manera negativa por los maestros inconformes con la Reforma Educativa, ellos vieron mermada su fuerza al sufrir una sobreexposición en los medios masivos de comunicación que generó un amplio rechazo en la gente de a pie. De nada sirvió el boicot parcial a la prueba de evaluación en Guerrero, ni las marchas en Oaxaca, tampoco que fueran encarcelados algunos en Michoacán y menos la muerte de un docente en Chiapas. Igual suerte corrieron los líderes de las autodefensas, José Manuel Mireles Valverde, Cemeí Verdía y muchos otros luchadores sociales que se encuentran refundidos en la prisión, gracias al gobernador michoacano Silvano Aureoles Conejo y a las autoridades federales. El único delito que cometieron fue haber defendido a sus familias, el Estado ha sido ausente e incapaz de brindar seguridad. Hipólito Mora está libre, pero padece el acoso de los narcotraficantes, ante la indiferencia de todos.

 Así debe entenderse el voto de castigo que ejercieron los electores el pasado 7 de junio contra las principales fuerzas políticas. El PRI asumió el resultado y se vio obligado a recurrir al PVEM para mantener la mayoría en el Congreso de la Unión. También sufrieron perdidas el PAN y el PRD, este último salió muy dañado. Incluso meses después los derrotaron en la consulta ciudadana celebrada el 6 de diciembre, más de 14 mil personas se manifestaron en contra del Corredor Cultural Chapultepec, frente a 7 mil 893 que respaldaron el proyecto, según cifras del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), encargado de la organización y realización del ejercicio. El gran perdedor fue Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y la iniciativa privada. El descalabro se combinó con su baja popularidad, lo pone al borde del precipicio. En contraste Jaime Rodríguez Calderón promovió una candidatura independiente, ganó las elecciones en Nuevo León generando expectativas que han ido diluyéndose. En la capital del país Morena obtuvo la mayoría en la Asamblea Legislativa. De igual manera Encuentro Social se  benefició con la crisis de la clase política, al rebasar sus expectativas.

Por lo que se refiere a las redes sociales se consolidaron como un refugio de los inconformes, no cesaron las denuncias provocada por los estragos de una economía estancada, los precios del petróleo continúan su caída, el desempleo es una constante, el aumento al salario mínimo es un burla, el PVEM es el campeón de la impunidad y nada le pasó por ser protegido del PRI. Estos reclamos son parte de una lista interminable de abusos que prometen reproducirse en la misma cantidad para el siguiente año.

Ahora bien, sobre las expectativas de una mayor movilización de las masas en el 2016,  dependerá directamente como se vean afectados sus bolsillos, combinándose este hecho con algún exabrupto de la clase política. Lo único cierto es que el pasto está seco y existen muchos interesados en desestabilizar a las autoridades federales que cumplirán cuatro años de haber arribado al poder y las metas que se trazaron al principio se encuentran lejanas. Ya veremos que traen los próximos doce meses.

Siguenos en Twitter:


Written by Redacción