Calles completas, movilidad humana.

Num. 13 | Fiera Infancia.

Ernesto Barreras.

De acuerdo a diferentes índices internacionales como el Índice de prosperidad urbana de ONU hábitat y el Rancking Ciclociudades de ITDP aplicados a diversos municipios de la república, entre muchas otras constantes, se señalan la falta de infraestructura incluyente y equitativa, que considere las condiciones adecuadas, cómodas, eficientes y seguras para todos los usuarios de la vía, y el abuso del uso de los automotores, generando ciudades con altos niveles de accidentalidad, siendo afectados directamente la población urbana, urbanitas, que en los últimos años ha ido en aumento y está siendo más del 75% de la población total del país, poniendo a México como un país urbano. La Gobernanza del territorio está teniendo reestructuras importantes a nivel federal, y a nivel local se está consolidando la tarea de velar por el correcto diseño urbano, en consideración a las políticas públicas emergentes que promueven el desarrollo urbano sustentable.

El cambio de paradigma se está dando a nivel internacional de manera paulatina en donde muchas de las ciudades capitales del mundo, como Nueva york, Boston y Portland por citar algunas, están implementando una franca tendencia a reducir el uso de los automóviles mejorar las condiciones del transporte público y fomentar el uso de los modos de movilidad no motora, y otras con mayor arraigo en la cultura de la movilidad sustentable como Copenhague y Ámsterdam, están conectando los diferentes sistemas de transporte público masivo y movilidad no motora para generar una intermodalidad, que es utilizar más de un modo de transporte en un mismo viaje,  que mejora el abanico de alternativas para la movilidad urbana, y ayudar a no depender del automóvil para desplazarnos.

Un concepto que está tomando fuerza es el de Calles completas, que promueve el diseño geométrico de las calles considerando todas las formas de movernos en la ciudad, a pie, en bicicleta, transporte público y autos privados, devolviéndole el carácter democrático y equitativo que se fue perdiendo en gran medida por el uso excesivo del automóvil y la urbanización dirigida a la movilidad automotora, dando oportunidad de utilizar los demás modos de manera digna, cómoda, segura y eficiente, también es una alternativa para promover la seguridad vial, siendo una estrategia para proteger a los usuarios más vulnerables de la vía, como lo son las persona con capacidades diferentes, peatones y ciclistas, dando derecho de vía a todos a pesar de edades y capacidades físicas. Estas calles se manifiestan de manera más evidente en las principales calles de la ciudad debido a que en las calles secundarias los volúmenes de tráfico y velocidades naturalmente son menores, contrario a las calles que conectan los diferentes centros de las ciudades, siendo las rutas de deseo, por conectividad, tanto para el automóvil como para el transporte público, así también para la movilidad no motora, caminata y ciclismo urbano, por las razones de volúmenes y velocidades se tiene que hacer un tratamiento a las vialidades para darles un espacio para estos modos de movilidad, separándolos del arroyo vehicular automotor y generando microclimas a través de la vegetación que aminoren las condiciones climáticas adversas y potencien las benévolas, de acuerdo a las características específicas de cada región.

Las Calles completas son una estrategia hacia la Ciudad compacta en el entendido de promover el desuso y la independencia del auto en la movilidad urbana, trabajando por un cambio de paradigma de un nuevo siglo, dándonos ciudades más resilentes, dando espacio a prácticas  que generaran mejores condiciones de vida. Ahora que las ciudades sean de manchas urbanas reducidas se tendrán mejores rendimientos en los servicios por los que la población urbana va en crecimiento, cambiando desde lo rural, buscando mejores condiciones de vida.

Siguenos en Twitter:


Written by Redacción