Crónica periodística del movimiento del 68. Tercera Parte.

 Por: Azalia López González

Hubo Nueva Intervención del Gobierno

30 de agosto de 1968

Lentos y rugientes los vehículos blindados que estaban apostados en los costados de la Plaza de la Constitución comenzaron a avanzar hacia los estudiantes. Muchos de éstos se tiraron al suelo para obligarlos a detenerse, sin conseguirlo.

Algunos jóvenes se levantaron y empezaron a tirar de sus compañeros para evitar que fueran aplastados por los blindados que empezaron a hacer zig-zag sin perder la formación a fin de cubrir todo el ámbito de la plaza.

Entonces se inició la desbandada a todo correr, detrás de los carros de combate avanzaban soldados con bayoneta calda, desalojando a los rezagados.

En la avenida Madero, desde un balcón los soldados fueron balaceados y respondieron al fuego. Un grupo de los agentes de la Policía Judicial subió hasta el sitio de donde partieron los balazos y aprehendió a tres sujetos, que dieron los nombres de Juan Gallardo, Andrés Martínez y Roberto Quevedo.

Después de esto, grupos de granaderos con casco, escudo y careta protectora cerraron todos los accesos al zócalo.

Por otra parte, se informó que los estudiantes tienen en su poder los servicios de emergencia de la Cruz Verde, donde hay cuatro estudiantes heridos de bala, aun cuando se niega su presencia allí.

De pronto de un balcón del tercer piso del Hotel Majestic partió una ráfaga de ametralladora.

Las balas, dirigidas a los soldados rebotaron en los carros blindados e hirieron a siete personas que inconscientemente “disfrutaban con el espectáculo”.

Inmediatamente los soldados contestaron el fuego concentrado sobre la ventana.

Después, un grupo de agentes policiacos invadió el edificio y apresó a siete personas. De dos de ellos se proporcionaron los nombres, de los cinco restantes no.

Allí permanecían los granaderos. Estos las invitaban a abandonar la plaza. Casi todos lo hicieron aterrados.

Los uniformados de azul se mantenían a la expectativa. No hubo uno solo que interviniera en contra de los estudiantes.

Algunos que se replegaron en la puerta central del Palacio, recibieron un susto mayúsculo: como en película la puerta hasta entonces cerrada, se abrió de par en par y cuando creían que podían entrar, aparecieron con fusil en mano y con bayoneta calada, los guardianes presidenciales.

Ese grupo, hasta entonces en actitud hostil, pegaron la carrera. Salieron rumbo al sur, por José María Pino Suarez.

Allí, en tropel, se toparon con los granaderos, quienes se abrieron para dejarlos pasar, Sin embargo, en su carrera cargaron con dos granaderos de baja estatura.

Comenzaban a golpearlos, cuando cinco soldados, a paso veloz, se acercaron a ellos.

Entonces, en forma acomedida, 12 estudiantes con las manos al frente para demostrar docilidad, regresaron a los granaderos. Y estos, al verse libres, pegaron la carrera hacia el Zócalo.

Los soldados, sin más, dieron media vuelta. Los estudiantes, pálidos prosiguieron con su carrera.

Otros estudiantes, al verse en peligro, no obstante, las veces de los soldados, partieron a toda carrera y se introdujeron en tropel a la Catedral Metropolitana.

El desorden como lo hicieron impidió que otros que venían atrás pudieran lograr su cometido.

Los carros blindados, en distintas direcciones y variados caminos, insistían en desalojar a los pocos estudiantes que aún sorteaban a los vehículos. Muchos de ellos se fingían heridos.

Sus propios compañeros los levantaban, ponían en camilla y pregonaban: “! ¡Están muertos… están muertos…!”

Más adelante, empero “los muertos” se levantaban de las camillas y pegaban la carrera a camiones del Instituto Politécnico Nacional.

Cuando los estudiantes trataron de hacer frente con piedras, palos y otros proyectiles, a los carros blindados muchos de ellos resbalaron al intentar emprender la huida y fueron aventados por los vehículos.


Desbandó a un Grupo de 500 Estudiantes

Trataron de Boicotear un Desagravio a la Bandera y Apoyo al Gobierno

México D.F. 29 de agosto de 1968

En el mitin celebrado hoy al medio día en el Zócalo, para apoyar al Gobierno y desagraviar la bandera Nacional, y en el que participaron unas 50,000 personas, aproximadamente 2,000 estudiantes se colocaron para boicotear el acto.

Este que inicialmente estaba programado para las 11:00 horas, se inició hasta las 13:00 ya que el acceso al Zócalo se encontraba restringido por cordones de granaderos que solo dejaban pasar a quienes creían que iban al mitin de apoyo; sin embargo, los revoltosos y agitadores se colaron.

Un grupo de estudiantes se dedicó a insultar a un viejecito de huaraches y pantalón de mezclilla, gritándole: “¡Acarreado! ¡Analfabeta!” El anciano con lágrimas en los ojos contestaba: “¡Trabajadores! ¡Viva México! ¡Viva la Bandera Nacional!”.


El Consejo Nacional de Huelga Pide a D. Ordaz que Haya Diálogo Público

La secretaría de la Presidencia Turnó la Instancia Relativa, a la de Gobernación

México D.F. 13 de septiembre de 1968

El citado escrito que va dirigido al Presidente Gustavo Díaz Ordaz y firmado por Marcelino Perello Valls, asienta lo siguiente: “Atentamente el Consejo Nacional de Huelga se dirige a usted para, en base al Artículo Octavo de nuestra Constitución Política, pedirle la realización de un diálogo público que lleve a la solución definitiva del conflicto que nuestro pliegue petitorio y, la huelga nacional estudiantil con que lo respaldamos, ha planteado.

“Nos permitimos recordarle –agrega el escrito-  que el compromiso contraído para nuestra patria al organizar los Decimonovenos Juegos Olímpicos, nos obliga a ambas partes a acelerar la resolución definitiva del problema, para poder llevar a cabo con el éxito que todos esperamos el evento deportivo y cultural más grande del mundo.


Presentó su Renuncia el Rector J. Barros Sierra

Dos Motivos Tiene la Decisión Tomada

No se les Notificó la Ocupación Militar y no le Hicieron Caso a los Estudiantes

México D.F. 23 de septiembre de 1968

Tomando en consideración que no comunicó, el antes ni después, la decisión de ocupar la ciudad Universitaria con intervención del Ejército, y que el estudiantado no respondió a su llamado a la cordura, el Ing. Javier Barros Sierra, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) renunció a su cargo en una comunicación enviada a la Junta de Gobierno de la UNAM, que dice:

“Ustedes conocen de sobra los últimos hechos que han afectado a nuestra Casa de Estudios, sin necesidad de profundizar en la ciencia jurídica, es obvio que la autonomía ha sido violada, por habérsenos impedido realizar, al menos en parte, las funciones esenciales de la Universidad; ello independientemente del respeto al domicilio, en este caso los recintos universitarios, basado en el Artículo 16 de la Constitución aunque este aspecto ha sido objeto de amplios debates y se han solicitado opiniones discrepantes”.

“Me parece importante añadir que, de las ocupaciones militares de nuestro edificios y terrenos, no recibí notificación alguna, ni antes ni después de que se efectuaran”.

“Cabe insistir en que la Universidad no engendró el llamado conflicto estudiantil, sino que este repercutió sobre aquella. A ningún hombre sensato escapará que no estaba en nuestras manos la solución del problema; tan solo podíamos y así se hizo en las últimas semanas hasta el límite de nuestras capacidades tal como fue en los dos años anteriores, cumplir con nuestro deber educativo. Repetidamente dijimos a los jóvenes debían seguir, en sus luchas, el camino de la razón, de la ley y del dialogo, sin incurrir en provocaciones ni en actos violentos. En esta tarea nos tropezamos con la incomprensión y aun con el encono de algunos, tanto adentro como afuera”.


La Policía Hará uso de sus Armas, Anuncia el Gral. L. Cueto Ramírez

México D.F. 25 de septiembre de 1968

El jefe de la policía del Distrito Federal, Gral. Luis Cueto Ramírez, declaró enfáticamente que “ahora también van a actuar con armas, y se evitarán toda clase de reuniones públicas y mítines”.

Mientras tanto hubo un mitin en la Plaza de las Tres Culturas en la Unidad Tlatelolco por la tarde, en donde hablaron varios oradores atacando al gobierno y anunciando que formarán comités para entrevistarse con los obreros y campesinos.

Otro orados citó para otro mitin frente a la Cámara de Diputados. Hubo un representante de los vecinos de la unidad, que amenazó con no pagar un mes más de renta si continuaban los zafarranchos en esa zona.

Después de ese mitin los estudiantes cuyo número ascendía a unos 1,000 entonando el Himno Nacional y empuñando antorchas, ya al oscurecer se dirigieron a la Vocacional Siete con el propósito de tomarla, pero fueron rechazados por los granaderos con gases lacrimógenos.


Qué Deberían Pedirse Renuncias en Educación y el IPN, Como al Rector

México D.F. 25 de septiembre de 1968

A la vista de lo ocurrido ayer en el casco de Santo Tomás, los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) deberían pedir la renuncia de las máximas autoridades de la Secretaría de Educación Pública y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), por los mismos motivos que solicitaron la del Rector, Ing. Javier Barros Sierra de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ya que ambos casos, en opinión del Diputado Manuel González Hinojosa, jefe de la diputación panista, deben medirse con “el mismo rasero”.

Así lo declaró este último legislador panista, al término de la sesión de hoy en la Cámara de Diputados.

El Diputado Manuel González Hinojosa declaró lo anterior en forma verbal, y por escrito hizo las siguientes consideraciones: “La violencia desatada ayer de nuevo, en proporciones muy serias, en el Instituto Politécnico y en Nonoalco – Tlatelolco, pone de manifiesto en forma lamentable la persistencia y el progresivo agraviamiento del conflicto.


Prosiguieron los Disturbios Ayer en Diversos

México D.F. 26 de septiembre de 1968

Antes de lo que se describe los estudiantes habían incendiado en diferentes rumbos de la ciudad, tres autobuses de pasajeros, un “jeep” de la Jefatura de Policía, una “pipa” de 50,000 litros de gasolina propiedad de Pemex, un camión de “redilas” y una camioneta propiedad del Departamento del Distrito Federal.

Aprovechando esa confusión, los patrulleros de transito subieron a su vehículo y lo pusieron en marcha, surgiendo nuevamente los estudiantes, que los persiguieron haciendo disparos de arma de fuego, los jóvenes corrían tras la patrulla y gritaban al tiempo que se hacían los disparos, y de pronto cayó uno de ellos, y al llegar al sitio donde quedó se vio que estaba muerto.

A las 12:50 horas en las afueras de la Preparatoria No. 8 en las calles de Centenario y Ocaranza, en Coyoacán, los estudiantes secuestraron e incendiaron un camión-tanque de Pemex en que se transportaba gasolina.

COPIOSO ARSENAL A DISPOSICIÓN DE LAS AUTORIDADES

Cincuenta y cuatro pistolas de diversos calibres, una metralleta calibre 0.22 con sus respectivas carrilleras, tres rifles calibre 0.22 y otros tantos de largo alcance y dos escopetas de retrocarga con cartuchos expansivos, es parte del numeroso arsenal bélico que los agentes policiacos encontraron en el interior de las escuelas vocacionales y algunos planteles del Instituto Politécnico Nacional.

También se encontraron en esos planteles más de 1,000 bombas “Molotov”, 14 cuchillos de diversos tamaños y una gran cantidad de cadenas de bicicleta y motocicleta, varillas, garfios, tubos, macanas y otros artefactos contundentes.


Entrega de la CU al Haber Quién la Reciba

Seguirá la Huelga en Tanto no se Complementen los “Seis Puntos”

México D.F. 28 de septiembre 1968

En esta reunión, efectuada precisamente el día en que parecía retornar la calma en la metrópoli y en que se entreveía un total entendimiento entre las autoridades y los estudiantes, los dirigentes del Consejo Nacional de Huelga, en su mayoría presentes, determinaron la siguiente:

-Continuar el movimiento estudiantil hasta que se les resuelvan favorablemente las seis peticiones primordiales que originan el conflicto.

-Apoyar totalmente al Rector Javier Barros Sierra, quien acaba de ponerse nuevamente al frente del movimiento estudiantil universitario, al no serle aceptada la renuncia.

-Efectuar una manifestación el lunes 30, a las 11 de la mañana, la cual partirá de la glorieta de La Diana, a la entrada del Bosque Chapultepec, y tendrá como meta la Cámara de Diputados, en la esquina de las calles de Donceles y Allende.


Nombraron a la Comisión Sobre los Problemas de Juventud y Enseñanza

El Diputado Manzanilla Habla de Fallas en la Educación que ahora Imparten al mexicano

México D.F. 28 de septiembre 1968

Al aceptar el puesto Manzanilla Schaffer indicó: “La comisión que presido no escatimará esfuerzo, ni tiempo, para escuchar, valorar y calibrar las informaciones, las experiencias de maestros y jóvenes, de alumnos y de sectores interesados en la educación de nuestra juventud, con el objeto de presentar un completo análisis del o los problemas de nuestra juventud.

Con toda la sinceridad reconoció en otra parte de su discurso: “La crisis de la educación se fue fraguando porque las autoridades fallaron en plantear el tipo de educación que se le debía dar al tipo de mexicano, de acuerdo con el tipo de sociedad en que iba a actuar. No hubo planeación, por eso parece que el mundo de la juventud no se deja ordenar desde fuera, por lo que debemos ordenarla desde dentro, educando, empezando por nuestros hijos y educando a nuestros alumnos, no solo con la palabra, sino también con el ejemplo.


Trágico Choque con el Ejército, Ayer

Hubo víctimas en Ambos Bandos Desconociéndose su Número

México D.F. 3 de octubre de 1968

Sangrienta balacera cuyo saldo trágico era difícil conocer hasta el momento de hacer esta nota, se registró hoy en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, entre los miembros del Cuerpo de Granaderos, tropas del Ejército Mexicano y estudiantes parapetados en el edificio “Chihuahua” de la Unidad Habitacional de Tlatelolco.

Estaba por terminar un mitin organizado por el Consejo Nacional de Huelga, al que asistieron acerca de 4,000 personas y en el que los oradores pronunciaron violentos discursos contra el régimen, cuando sonó un disparo. El orador en turno, un estudiante de la Escuela Superior de Ingeniería textil del Politécnico, trato de calamar a la gente diciendo que era un cuete, pero fue inútil pronto cundió el pánico y todos corrían despavoridos, tratando de ponerse a salvo.

Desde el edificio “Chihuahua”, a través de las ventanas de varios departamentos, los estudiantes rechazaban a soldados y granaderos con tiros de pistola y metralleta y se oían gritos histéricos, en tanto que otros lloraban porque habían perdido de vista a familiares que los acompañaban en el mitin. Quien esto escribe, después de musitar una oración encomendándose a Dios, a la velocidad que le permitía correr su cuerpo, agachado entre los automóviles estacionados, logró salir de la zona de combate previa identificación ante las tropas, que para entonces ya cercaban el lugar.

Desde una pequeña accesoria cercana al combate, se podían observar las ráfagas de metralleta y escuchar el fuego graneado que partía de ambos bandos, mientras patéticas escenas se multiplicaban entre las personas que lograron escapar de la balacera. Pronto llegaron al lugar de los hechos numerosos ambulancias de la Cruz Roja, pero como antes se indica, se desconoce el número de muertos y heridos en la sangrienta zacapela.

Como antecedente al combate de hoy, este reportero escucho el día de ayer en la Ciudad Universitarias una conversación entre dos miembros del Consejo de Huelga. Uno de ellos, de apellido Guevara decía que hoy iba a ocurrir “una bronca”, ya que entre los planes estaba hacer una manifestación en la Plaza de las Tres Culturas al Casco de Santo Tomás, con el propósito de presionar para que desocupen edificios del Politécnico elementos de la fuerza pública que las tienen en su poder.

Hasta las 22:00 horas se sabía que había siete estudiantes muertos y más de 100 heridos. La Secretaría de la Defensa Nacional informó de un cabo muerto y doce miembros del Ejército heridos, entre ellos el General José Hernández Toledo, Comandante del Batallón de Fusileros Paracaidistas.

Continuará.