La Sociedad del Cansancio

Num. 6 | Las drogas y sus mundos  ojo

Ernesto Hernández Norzagara

Para Pascal

¿Existe un hilo conductor entre el cansancio  de un ejecutivo  que lleva a cabo largas y extenuantes jornadas de trabajo de una empresa privada o la chamba de un ingeniero que trabaja en una multinacional por proyecto y sin horario de trabajo o quien después de trabajar sin límite mata el tiempo libre tomándose un shopping time o combatiendo el insomnio sosteniendo una sesión nocturna de Facebook o navegando por horas en internet? Aparentemente sí, pero no.

En todo caso, si así lo fuera, el vínculo estaría referido a la matriz trabajo-descanso-placer. Homo faber-homo ludens, diría el filósofo holandés Johan Huizinga en su libro seminal Homo ludens, para explicar el ciclo de construcción histórico social sin que esto signifique la utopía comunista. Pero, revelar la naturaleza de ese hilo conductor tan disímbolo, quizá tiene una explicación genérica mucho más sencilla y esta nos la da Byung-Chul Han, un joven filósofo coreano avecindado en Berlín que llegó en los años noventa a estudiar literatura alemana y terminó subyugado por la poderosa tradición filosófica del país de Hegel, Marx, Engels, Heidegger o la de los más contemporáneos: Adorno, Marcuse, Habermas, Sloterdijk o Precht.

 Desde esa escuela heterodoxa  empezó a mirar más allá de la mira fugaz, indiferente, del hombre o mujer que transita en medio del bullicio de la muchedumbre anónima de Alexanderplatz o Postdamerplatz para incursionar en los temas de fondo de nuestro tiempo. Los que se desprenden de las rutinas de la empresa pero que se ha transformado en una nueva cultura del trabajo. Tanto del tiempo como de las expectativas de éxito económico.

Violencia

Nos dice Han a través de una entrevista que ofreció hace poco menos de un año al diario El País, que “la violencia, que es inmanente al sistema neoliberal, ya no destruye desde fuera del propio individuo. Lo hace desde dentro y provoca depresión o cáncer”. Y lo peor, es que sucede con el entusiasmo de la mayoría que busca el éxito económico o social trabajando a ritmos matacaballos. Y es que el mundo cambio radicalmente, si antes la violencia provenía de un sistema económico que polarizaba a las sociedades en función del rol que cada uno tenía en el proceso de trabajo, cómo capital o cómo trabajo, ahora la base si bien sigue siendo la misma, la situación es diferente porque aquella contradicción provocaba las grandes luchas obrero-patronales, y ahora la “represión ha sido interiorizada”,  y cada quien busca el éxito sea este en el campo económico, político, social o cultural. Nadie quiere vivir el ridículo de la ineficiencia  y lucha contra ese riesgo denodadamente aun en contra de su salud física y equilibrio mental.

Entonces, en esa lógica cada quien se transforma en su propio explotador porque cada día se exige más y lleva a un punto extremos de tensión con su organismo. Asume como normal una sociedad que crecientemente exige ser el mejor aun cuando esto signifique el sacrificio de las cosas buenas de la vida. O franjas de ella caen en el garlito de que para disfrutar de las cosas buenas de la vida hay un tiempo de trabajo y luego un tiempo de placer, como sucede hoy con los llamados baby boomers, que en el ocaso de sus vidas llenan los casinos de Las Vegas o los cruceros y hoteles todo incluido como un acto desesperado de reivindicación así sea tan efímera como una selfie frente a las luces de una máquina tragamonedas.

Amo y esclavo

Han siguiendo las enseñanzas que registró Hegel e hizo explícitas Alexander Kojeve en el libro producto de sus clases universitarias: La dialéctica del Amo y el Esclavo en Hegel (La Pléyade), afirma que estamos viviendo un tiempo donde tanto el amo, como el esclavo, han renunciado a la libertad para convertirse el explotador de sí mismo. Y en esa lógica, ha “interiorizado la represión y se ve abocado al cansancio y la depresión”. Entonces, pregunto, ¿adiós a la lucha de clases?

Se podrá decir con agudeza que esta idea no es totalmente nueva, pues está en Marx desde sus escritos de juventud sobre el “fetichismo de la mercancía”, que lo llevó al concepto de alienación/enajenación, donde el sujeto pierde la identidad con los objetos que produce y lo llevan a tener una visión distorsionadas de sus relaciones con el mundo que le impide reconocer como “clase para sí”, es decir, que es capaz de revertir su situación de explotación pero al no lograrlo su situación enajenada le impide autorreconocerse en el otro en el que vive su propia situación social.

Hoy dice Han  que el amo está en la misma situación de “cansancio y depresión” que el esclavo. Y es que en tiempos de neoliberalismo al trabajo no se le ve como explotación sino como realización personal en un mundo extremadamente difícil por competitivo en las capacidades, pero también en la predisposición al sacrificio. No es casual que Han se haya vuelto un best seller en Alemania y gracias a los jóvenes, quienes no ven el final de una disciplina laboral exigente y extenuante sino como desafío constante a sus capacidades físicas y mentales. Incluso, quizá, ello explica el boom de todos esos bienes y servicios destinados a la recuperación de las fuerzas perdidas. Son los gym, los spa, la alimentación sana o cualquier vitamina milagrosa incluso la cocaína.

A chingarle

Y es que, en esa tarea de realización en libertad, el sujeto no se aliena sino agota todas sus fuerzas. Asume voluntariamente que para el alcanzar el éxito hay que “chingarle” con devoción sin pensar en el tiempo excesivo de la  jornada de trabajo. Aquello es secundario con tal de alcanzar el éxito. Los medios justifican los fines. Hay que ir con alegría al trabajo y ser parte del éxito o el fracaso de la empresa transformándose en “verdugo y víctima de sí mismo”. Sin embargo, Han ve una luz en el horizonte cuando encuentra en ese tipo de relaciones de explotación la ausencia, ¡ojo! del amor, y es que en esa búsqueda de éxito puede llegarse al extremo neoliberal que en el centro de trabajo se vuelve tu propio hábitat de manera que desde ahí se cultivan las relaciones interpersonales, como sucede en el modelo empresarial japonés, que establece condiciones para el enamoramiento de sus trabajadores a través de reuniones sociales de contacto y la identificación con la marca y expectativas de crecimiento.

Entonces, el coreano recomienda volver a lo básico, a interactuar con el otro.  Nos dice, “hay que negar el presente represivo y aceptar la existencia del otro y, de su mano, la posibilidad del amor”.  Y concluye: “la falta de relación con el otro es la principal causa de la depresión. Esto se ve agudizado hoy en día por los medios digitales, las redes sociales. La soledad, la incapacidad para percibir al otro, su desaparición”. Siguiendo está lógica, lo que tenemos es que detrás del cansancio está la búsqueda desesperada por alcanzar el éxito y el reconocimiento en cada una de las fases de su vida laboral. Incluso, la política se mueve igualmente en un medio de competencia con el agravante de que no hay reglas sino intereses y cada a quien desea estar adscrito al centro de gravedad que lo mueve todo. Y eso genera una ambición desmedida que lleva a estos sujetos al dilema de “vencer o morir”.

Una situación similar es la que viven los jóvenes profesionales que ingresan a un mercado laboral estrecho y con salarios más bien modestos, insuficientes para llevar una vida desahogada y en sintonía con el bombardeo consumista. Y al no poder lograr cae en depresión por la insatisfacción  de no alcanzar los objetos deseados o lo más grave al mundo delincuencial de ir por lo suyo.  Lo que no te da el esfuerzo del trabajo. Y es cuando sus mejores momentos son cuando solo o acompañado va de shopping time para olvidarse del mundo de la exigencia laboral. Las largas jornadas de trabajo. El salario magro. La frustración ante un escenario donde son muchos los llamados y pocos los elegidos. Y los elegidos, pobres de ellos en esos espacios donde dominan las ordenes y los proyectos que hay que realizar. Más responsabilidad y unos cuantos pesos más. Y al final del día, o antes, solo queda la oportunidad de la soledad del facebook para ir al encuentro virtual del otro.

En suma, el hombre contemporáneo asume el trabajo como la carrera hacia al éxito y la realización en el consumo de mercancías sometiéndose a jornadas de stress que los desgastan físicamente y en caso de no alcanzar el éxito su futuro puede ser la depresión, el cáncer…

Gracias Han por recordarlo.

Siguenos en twitter

Written by Redacción